Catecismo de la Iglesia Católica

LECCION # 8

IGLESIA:  UNA, SANTA,
CATOLICA, APOSTOLICA

1.      En el Credo largo rezamos:  “Creo en la Iglesia que es Una, Santa, Católica y Apostólica”.  ¿Qué queremos decir cuando rezamos que la Iglesia es Una?

  Al decir que la Iglesia es Una, estamos diciendo que creemos que la Iglesia Católica fue fundada sobre la Roca, Pedro (cf. Mt 16, 18), y que está unida bajo el sucesor de Pedro, que es el Papa.

Queremos decir, por tanto, que Cristo fundó una sola Iglesia.  Y que esa Iglesia que El fundó subsiste en la Iglesia Católica, gobernada por el sucesor de Pedro.  (CIC-C #162).

No estamos diciendo que las demás iglesias no tienen relación con Cristo, pero creemos que Cristo quiere que todos sus seguidores estén unidos en El, tal como El oró al Padre antes de su Pasión:  Que todos sean uno (Jn 17, 21).

2.      ¿Por qué la Iglesia es Una?

La Iglesia es Una porque tiene como origen y modelo la unidad de un solo Dios en la Trinidad de las Personas; como fundador y cabeza a Jesucristo, que restablece la unidad de todos los pueblos en un solo Cuerpo; como alma al Espíritu Santo que une a todos los fieles en la comunión en Cristo. La Iglesia tiene una sola fe, una sola vida sacramental, una única sucesión apostólica, una común esperanza y la misma caridad. (CIC-C 161)

La Iglesia no puede ser sino Una, porque así como hay un solo Cristo, no pueden haber varios cuerpos de Cristo,sino un solo Cuerpo Místico de Cristo, que es la Iglesia.  También la Esposa de Cristo no puede ser sino una sola:  su Iglesia.

3.      ¿Y los demás Cristianos no-Católicos no son nuestros hermanos?

Ha habido momentos de separación de la única Iglesia de Jesucristo, por fallas humanas de parte y parte. 

En las Iglesias y comunidades eclesiales que se separaron de la plena comunión con la Iglesia Católica, se hallan muchos elementos de santificación y verdad. Todos estos bienes proceden de Cristo e impulsan hacia la unidad católica. Los miembros de estas Iglesias y comunidades se incorporan a Cristo en el Bautismo, por ello los reconocemos como hermanos.  (CIC-C #163)

4.      ¿Cuál es la Iglesia que Cristo dejó fundada?

Todas esas iglesias y comunidades que se separaron de la Iglesia Católica han sido iniciadas por hombres. 

La única Iglesia fundada por Dios mismo es la Iglesia Católica, que fue la que Jesucristo dejó fundada bajo la autoridad de San Pedro y que ha continuado a lo largo de 2000 años con todos los Papas que son sucesores de San Pedro. 

 


Unica Iglesia fundada por Cristo

5.      ¿Por qué decimos que la Iglesia es Santa?

La Iglesia es Santa, no porque todos sus miembros somos santos, sino porque Dios es Santo, y está actuando en ella continuamente, y porque  su fundador, Jesucristo, es Santo. 

Por otro lado, todos los miembros de la Iglesia hemos sido hechos santos en nuestro Bautismo.  Y todos, sin excepción, estamos llamados a la santidad, a ser santos.  Para eso contamos con todos los medios de salvación y santificación que tenemos en la Iglesia Católica. 

Somos pecadores, pero podemos ser santos, porque tenemos todas las ayudas necesarias para serlo dentro de la Iglesia que Cristo dejó fundada.

La Iglesia es Santa porque Dios santísimo es su autor; Cristo se ha entregado a sí mismo por ella, para santificarla y hacerla santificante; y el Espíritu Santo actúa en ella de manera constante. 


Cristo cuida su Iglesia

La santidad es la vocación de cada uno de sus miembros y el fin de toda su actividad. Cuenta en su seno con la Virgen María e innumerables santos, como modelos e intercesores (CIC-C #165)

6.      ¿Por qué se llama Católica la Iglesia que Cristo fundó?

      Católica viene del griego que significa “todo”.  También significa “universal”.

      La Iglesia es Católica, porque Cristo la llamó a profesar toda la Fe, a preservar y a administrar todos los Sacramentos, a proclamar la Buena Nueva a todosy la envió a todas las naciones

Desde el primer siglo del Cristianismo era importante destacar que la Iglesia era Católica, es decir, universal, pues la Iglesia de Cristo no era solamente para los judíos, sino también para los gentiles o no-judíos, los que estaban cerca y los que estaban lejos de Jerusalén, en seguimiento a la orden de Cristo de llevar su mensaje a todos los rincones de la tierra (Mt. 28, 19).

7.      ¿Por qué también se dice que la Iglesia es apostólica?

Apostólica se refiere –por supuesto- a los Apóstoles. 

La Iglesia es apostólica por su origen, ya que fue construida «sobre el fundamento de los Apóstoles» (Ef 2, 20); por su enseñanza, que es la misma de los Apóstoles; por su estructura, porque es instruida, santificada y gobernada, hasta la vuelta de Cristo, por los sucesores de los Apóstoles, que son los Obispos, los cuales están en comunión con el Papa, que es el sucesor de Pedro. (CIC-C #174)


Cristo funda su Iglesia sobre los Apóstoles

8.      ¿A qué se llama Sucesión Apostólica?

Es la cadena in-interrumpida de Obispos que vienen desde los mismos Apóstoles.  Cuando Jesús confirió su autoridad a los Apóstoles, éstos  fueron pasando esa autoridad de Obispo a Obispo hasta la actualidad. 

Así que cada Obispo que ha sido ordenado Obispo puede trazar su línea hacia atrás hasta alguno de los Apóstoles.  Lo mismo todo Sacerdote que ha sido ordenado sabe que el Obispo que lo ordenó puede trazar su línea originaria hasta alguno de los 12 Apóstoles.  Impresionante ¿no?

Además de la Iglesia Católica, la única que tiene Sucesión Apostólica es la Iglesia Ortodoxa.

9.      ¿Quién pertenece a la Iglesia Católica?

Todo bautizado que esté en unión con el Papa y con los Obispos, que participa de los Sacramentos de la Iglesia está formando parte de la Iglesia Católica.

Dios quiso una sola Iglesia para todos, pero los Cristianos no hemos sido fieles a ese deseo de Cristo.  Sin embargo, a pesar de la desunión, estamos unidos por la Fe común en Jesucristo y por el Bautismo.

10.    Si la verdadera Iglesia, la fundada por Jesucristo, es la Iglesia Católica, ¿son realmente “iglesias” las otras comunidades eclesiales?

Muchas comunidades cristianas se autodenominan iglesias.  La Iglesia Católica entiende que sólo aquellos grupos religiosos en los cuales han sido preservados todos los Sacramentos que Jesús dejó instituidos, siguen siendo Iglesia. 

¿Cuáles son estos grupos?  Solamente la Iglesia Ortodoxa –aunque no está adherida al Papa- y las Iglesias Orientales Católicas que sí están adheridas al Papa. 

Lamentablemente, en las comunidades eclesiales que surgieron de la Reforma Protestante, no se preservaron los Sacramentos.  A las primeras que se separaron de la Iglesia Católica en el siglo XVI (Luterana, Calvinista, Anglicana o Episcopaliana) se le suelen llamar también iglesias históricas, no así a las que se han ido desprendiendo de éstas, como las Evangélicas, por ejemplo.

11.    Si creemos que Cristo quiere que todos sus seguidores estén unidos en El, tal como El oró al Padre antes de su Pasión:  Que todos sean uno (Jn 17, 21),  ¿qué se está haciendo para que todos los Cristianos seamos uno?

Es lo que se llama ecumenismo.  La Iglesia Católica, especialmente a partir del Concilio Vaticano II (década de 1960), ha iniciado un diálogo que ha ido dando ciertos frutos para la unión de todos los Cristianos –hasta tiene un Dicasterio (oficina vaticana) dedicada a la unión de los Cristianos.

Sin embargo, hay que alertar sobre lo que no es ecumenismono significa ignorar o diluir verdades fundamentales, lo que llevaría a un acercamiento conciliatorio falso que daña la pureza de la Verdad.  Dicho de manera positiva, el verdadero ecumenismo es aquél que trata de vencer los obstáculos que se anteponen en el camino de la verdadera unidad cristiana. 

Un ejemplo de lo que es verdadero ecumenismo es el Documento firmado entre la Iglesia Católica y la Luterana en 1999, el cual muestra clarificaciones y acuerdos muy importantes entre ambas.   (Ver un extracto de este Documento en apéndice al final)

12.    ¿Cuál es la relación de la Iglesia con los Judíos?

Los Judíos son los hermanos mayores de los Cristianos, porque Dios los amó a ellos y les habló primero a ellos. 

Jesucristo como hombre es Judío, y este hecho nos une con ellos.  La Iglesia lo reconoce como el Hijo de Dios Vivo, y este hecho nos separa.  Sin embargo, en la espera de la venida final del Mesías somos uno. 

La fe Judía es la raíz de nuestra fe Cristiana.  La Sagrada Escritura de los Judíos, el Antiguo Testamento, es parte de nuestra Sagrada Escritura.  El concepto judeo-cristiano del hombre y la moral nos viene de los 10 Mandamientos, que compartimos con los judíos. 

A diferencia de las otras religiones no cristianas, la fe judía es ya una respuesta a la Revelación de Dios en la Antigua Alianza. (CIC-C #169)   Es decir, la religión Judía viene de Dios que se revela y que busca al hombre.  No así otras religiones que son iniciadas por hombres.

13.    ¿Cómo ve la Iglesia las demás religiones?

La Iglesia respeta todo lo que hay de bueno y de verdad en otras religiones.  Además, la Iglesia promueve y defiende la libertad religiosa como uno de los derechos humanos.  Pero también sabe y enseña que Jesucristo es el único Salvador y Redentor de toda la humanidad.

La más cercana de las religiones no cristianas, por supuesto, es la religión judía, la cual se originó como revelación divina. 

Además, de la cristiana y la judía, la única otra religión monoteísta es el Islam.  Es de hacer notar, sin embargo, que el Islam venera a un único dios, pero el dios del Islam no es el Dios del Cristianismo.

Los islámicos consideran a Jesús como un gran profeta, pero creen que Mahoma está por encima de Jesús (¡!), pues no consideran a Jesús como Hijo de Dios.  Le tienen gran respeto y admiración a la Madre de Jesús, pero, por supuesto, para ellos no es la Madre de Dios. 

Las religiones politeístas están menos cerca de la Iglesia Católica que las monoteístas. 

14.    ¿Puede alguien salvarse fuera de la Iglesia que Cristo fundó?

La Iglesia enseña que la persona que, sin culpa alguna de su parte, no conoce a Cristo y su Iglesia, pero que sinceramente busca a Dios y, bajo el influjo de la gracia, se esfuerza por seguir su Voluntad, conocida por la voz de su conciencia, puede obtener la salvación eterna(cf. CIC-C #171)

“De todos modos, se encuentran en una situación deficitaria si se compara con la de los que en la Iglesia tienen la plenitud de los medios salvíficos” (JP II, 28-1-2000).

Sabemos que Cristo dejó bien especificada la necesidad de la fe y el bautismo para la salvación: “El que crea y se bautice se salvará. El que se resista a creer se condenará” (Mr. 16, 16). Además, instituyó su Iglesia como instrumento de salvación, en la que entramos a formar parte desde el momento de nuestro Bautismo.

De allí que no podrían salvarse aquéllos que, sabiendo que Cristo (Dios) fundó su Iglesia como necesaria para la salvación, sin embargo no hubieran querido entrar a ella o hubieran escogido separarse de la misma. (cf. CIC #846)

Aclaremos un poco más: para todos aquéllos que rechazan la doctrina de Cristo, que evaden la pertenencia a la Iglesia, o que se separan formalmente o informalmente de ella, que es el instrumento de salvación que Dios mismo nos ha dejado, y esto lo hacen con pleno conocimiento y con pleno consentimiento, ponen en grave peligro su salvación eterna.

15.    ¿Cuáles son las religiones que existen en la actualidad y cómo se originaron?

cuadro de religiones
Cuadro de religiones

Como evidencia este gráfico y la experiencia o conocimiento que podamos tener sobre otras religiones, muchas de éstas creen y enseñan cuestiones contradictorias.  Así que no todas enseñan verdades y ninguna tiene la plenitud de la Verdad que está en la Iglesia que Cristo dejó fundada, a la que aseguró que estaría con ella hasta el fin del mundo, precisamente para protegerla del error contra la Verdad. 

Hay buenas personas en todos los grupos religiosos que buscan sinceramente a Dios.  Dios les premiará esa bondad y esa búsqueda de El.  Pero su bondad y sinceridad no pueden cambiar lo que no está objetivamente enraizado en la Verdad.

16.    Pero … se oye decir cosas como éstas:  ésta es mi verdad – yo respeto tu verdad – tú tienes tu verdad y yo la mía.  ¿Serán correctas esas afirmaciones?  ¿Son posibles varias verdades a la vez?

  …….

Veamos primero: ¿qué es la Verdad?  ¿puede haber dos verdades contradictorias:  la tuya, la mía, la de ellos, la de Dios ...?

Si nos fijamos bien, realmente no.  Lo que sucede es que, nuestra época está influenciada por el relativismo, que fue condenado fuertemente por Benedicto XVI.  El relativismo nos lleva a que cada uno pretenda diseñarse su verdad.  Si unes a esto la defensa a ultranza de una libertad mal entendida, hablar de “verdades diferentes” en realidad es una forma coloquial de expresar la aceptación de “creencias” diversas -mas no “verdades”- de otros.  

Esa actitud de tolerancia es buena, conveniente y necesaria para la convivencia.    Pero, realmente, la “verdadera” Verdad no puede aceptar una supuesta verdad opuesta, pues esta última NO puede ser verdad.  

Vayamos al diccionario:  Verdad es juicio o proposición que no se puede negar racionalmente.   

Entonces ... tolerancia de creencias:  OK. Aceptación de “verdades” que son errores o falsedades:  NO.  Negociación de varias “verdades” contrarias para llegar a un acuerdo de “verdad”:  IMPOSIBLE.   

Así que, aunque podamos parecer intolerantes:  la Verdad es una sola.  Las “creencias” sí pueden ser muy variadas y hasta opuestas.  Y Dios nos dio la libertad para creer lo que querramos  creer, pero también nos dio el secreto para ser realmente libres:  “Ustedes serán mis verdaderos discípulos si guardan siempre mi Palabra; entonces conocerán la Verdad, y la Verdad los hará libres” (Jn. 8, 31-32).

17.    ¿Cómo está estructurada la Iglesia que es Una, Santa, Católica y Apostólica

  1º.  El Jefe Supremo es el Papa.  El es el representante de Cristo en la Tierra.  La Cabeza de la Iglesia es Cristo (como vimos en la Doctrina del Cuerpo Místico), pero el Papa es la Cabeza visible de la Iglesia.

2º.  Territorialmente, la Iglesia Católica se organiza en Diócesis, no se organiza por países.  Cada Diócesis es regida por un Obispo.

Algunas Diócesis son llamadas Arquidiócesis y su Obispo se llama Arzobispo.  El rango de Arquidiócesis puede deberse a varias razones, siendo la más común el hecho de ser territorio de una importante región urbana de un país.

Ningún Obispo, aunque haya sido nombrado Cardenal, tiene autoridad sobre otro, sino que cada Obispo depende directamente del Papa.

3º.  Los Cardenales son Obispos o Arzobispos que ayudan al Papa en la acción pastoral de la Iglesia universal y en la administración del Vaticano y la Curia Romana.  Cuando el Papa muere, eligen al sucesor de entre los Cardenales.

4º.  Las Conferencias Episcopales:  Los Obispos de un mismo país – y/o de un mismo continente suelen organizarse en lo que se llama una Conferencia Episcopal, para poder ejercer unidos funciones pastorales comunes para todos los habitantes de un país o de una región.  Los cargos dentro de las Conferencias Episcopales se los distribuyen los Obispos entre sí.

5º.  Los Sacerdotes o Presbíteros dependen directamente de cada Obispo en la Diócesis a la cual pertenecen, y ayudan a los Obispos en pastorear al pueblo de Dios, con la evangelización y la predicación de la Palabra de Dios, la administración de los Sacramentos y la celebración de la Santa Misa en cada Parroquia.  También pueden organizar obras de caridad de diversa índole.

6º.  Los Diáconos ayudan a los Sacerdotes en algunas funciones como la predicación, y pueden administrar los Sacramentos del Bautismo y el Matrimonio.

Nota:  El Papa, los Obispos, Sacerdotes y Diáconos constituyen lo que se llama la “Jerarquía Eclesiástica”.

7º.  Congregaciones y Ordenes Religiosas: Son grupos de personas establecidas conforme a los tres votos básicos de pobreza, castidad y obediencia.   Las Congregaciones y Ordenes Religiosas no pertenecen a la organización jerárquica de la Iglesia.  Unas dependen directamente del Papa y otras dependen de algún Obispo.  Se dedican a muchísimas actividades dentro de la Iglesia: enseñanza, salud, oración, pastoral, jóvenes, etc.

8º.  Los Laicos: es todo el resto del pueblo de Dios perteneciente a la Iglesia Católica y es parte muy importante de ella.  Todos somos Iglesia.  Los laicos forman parte de la Iglesia y también tienen deberes y responsabilidades dentro de la misma.

18.    ¿Por qué la Iglesia no es una organización democrática?

Primero tenemos que revisar el concepto de Democracia.  La Democracia se basa en el principio de que el poder viene de la gente. 

Pero en la Iglesia sabemos que el poder viene de Cristo.  Por eso la Iglesia tiene una estructura jerárquica, que Jesús dejó instituida con la misión de apacentar al Pueblo de Dios en su nombre y para ello le dio autoridad. (CIC-C #179)

19.     ¿Cuál es la responsabilidad del Papa? 

Como sucesor de San Pedro y cabeza del Colegio de Obispos, el Papa es el fundamento y garantía de la unidad de la Iglesia.

Jesús le dio a San Pedro la singular posición de pre-eminencia entre los Apóstoles.  Esto lo constituyó en la suprema autoridad en la Iglesia en sus comienzos. 

Por eso el Papa, que es su sucesor, tiene -como él- la autoridad pastoral suprema y es la autoridad final en materia doctrina y moral, y en decisiones disciplinarias.

20.    ¿Podrían los Obispos actuar y/o enseñar en desacuerdo con el Papa o viceversa, el Papa en desacuerdo con los Obispos?

Los Obispos no pueden enseñar con contradicción con el Papa, solamente en unión con el Papa.  Pero, aunque no es usual, el Papa sí podría tomar decisiones en algún caso aún sin la aprobación de los Obispos.

21.    ¿El Papa es realmente infalible?  ¿De veras no se equivoca?

El Papa es infalible cuando habla infaliblemente, pero sí puede equivocarse en cuestiones humanas y cuando no está hablando ex cathedra

Es infalible sólo cuando aclara que habla infaliblemente.  Esto es cuando define un Dogma en un acto eclesiástico solemne (“ex-cathedra”).  Sucede esto cuando anuncia una decisión usando su plena autoridad en materia de fe y moral.  El último Dogma declarado fue el de la Asunción de la Santísima Virgen María al Cielo en 1950.

También hay algunas decisiones infalibles del Magisterio de la Iglesia por parte del Colegio de Obispos en comunión con el Papa, como sucedió con dos documentos del Concilio Vaticano II (Dei Verbum o Constitución Dogmática sobre la Sagrada Escritura y Lumen Gentium o Constitución Dogmática de la Iglesia).

22.    ¿Cuál es la misión de la Iglesia?

La Iglesia debe anunciar el Evangelio a todo el mundo porque Cristo ha ordenado: «Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo» (Mt 28, 19).  (CIC-C #172)

La misión de la Iglesia es claramente misionera porque, guiada por el Espíritu Santo, continúa a lo largo de los siglos la misión del mismo Cristo. Por tanto, los cristianos deben anunciar a todos la Buena Noticia traída por Jesucristo, siguiendo su camino y dispuestos incluso al sacrificio de sí mismos hasta el martirio. (CIC-C #173)            

23.    ¿Cómo colaboran los Laicos en la misión de la Iglesia?

La principal responsabilidad de los laicos es ser miembros vivos del Cuerpo Místico de Cristo que es su Iglesia, es decir, tienen la obligación ineludible de vivir en Gracia, de ser portadores de Cristo con su vida, de manera de que la savia que fluye en ese Cuerpo no sea interrumpida por ser ellos miembros muertos que no viven en Gracia.  

Además, los fieles laicos tienen como vocación propia la de buscar el Reino de Dios, iluminando y ordenando las realidades temporales según Dios. Responden así a la llamada a la santidad y al apostolado, que se dirige a todos los bautizados.  (CIC-C #188).  Esa es la primera labor de los laicos:  llevar el mensaje de Cristo a sus ambientes (familiar, escolar, universitario, recreativo, laboral, etc.).

Los laicos también pueden utilizar parte de su tiempo para colaborar con la Jerarquía en difundir el mensaje de Cristo, participando en la Catequesis, la enseñanza, la evangelización o algunas otras labores a las que se dedique la Iglesia.

        
ORACION

Gracias, de nuevo, Señor,
por tu Iglesia
que es Una, Santa,
Católica y Apostólica.

Gracias porque me llamas
a la santidad,
porque quieres hacerme santo

y porque en tu Iglesia
tengo todas las ayudas
para llegar a serlo.

Perdona, Jesús, las veces
que me he separado
de tu Cuerpo Místico
que es tu Iglesia

porque he pecado y
me he mantenido en ese estado.

No sabía, Señor,
que no sólo me hacía daño yo,

sino que hacía daño a otros porque no permitía que fluyera
 la savia de vida a través de mí
hacia los demás.

Quiero permanecer en tu Gracia, Jesús.
Necesito tu ayuda. 
Quiero vivir en Ti y contigo, Señor.

Enséñame tu Verdad. Dame tu Vida.  Muéstrame tu Camino.
Díme qué quieres de mí, Jesús,
para poder cumplir mi función dentro de tu Iglesia.

Ayúdame a llevar tu Luz y tu Verdad a mi casa, a mi clase, a mis amigos.
Quiero disponerme a ayudar
en la Evangelización

que tanto necesita nuestro país. 
Díme qué deseas de mí, Señor. 
Estoy dispuesto (a). 

Pero necesito tu Luz y tu ayuda.
Amén.

Apéndice sobre la
“Declaración Conjunta sobre la Doctrina
de la Justificación”

firmada entre la Iglesia Católica
  y la Luterana en 1999.

A raíz de la Reforma, las Iglesias Protestantes sostenían que la persona se salva sólo por la fe y que las obras no son necesarias, y acusaban a la Iglesia Católica de enseñar que la persona se salva por sus obras y no por la fe en Cristo. 

La brecha por tantos siglos abierta a raíz de la Reforma, debido a las diferencias de comprensión de la justificación haya comenzado a cerrarse con el Acuerdo entre la Iglesia Católica y la Iglesia Luterana, firmado -precisamente- un Día conmemorativo de la Reforma, el 31 de octubre de 1999, por lo que ese día -con ese Acuerdo firmado- ya no es día de división, sino día de unión.

Para analizar, entonces, si la fe basta para la salvación y si las obras son necesarias, obligatoriamente tenemos que referirnos a ese documento, titulado “Declaración Conjunta sobre la Doctrina de la Justificación”, del cual extraemos las siguientes citas (resaltados nuestros): 

“Sólo por gracia mediante la fe en Cristo y su obra salvífica y no por algún mérito, nosotros somos aceptados por Dios y recibimos el Espíritu Santo que renueva nuestros corazones capacitándonos y llamándonos a buenas obras. (#15)

   “... en cuanto a pecadores nuestra nueva vida obedece únicamente al perdón y misericordia renovadora, que Dios imparte como un don y nosotros recibimos en la fe y nunca por mérito propio, cualquiera que éste sea”. (#17)

  “El ser humano depende enteramente de la gracia redentora de Dios ...  (el ser humano), por ser pecador es incapaz de merecer su justificación ante Dios o de acceder a la salvación por sus propios medios”. (#19)

  “Cuando los católicos afirman que el ser humano “coopera” (en su salvación) ... consideran que esa aceptación personal es en sí un fruto de la gracia y no una acción que dimana de la innata capacidad humana”. (#20)

Quiere decir esto que no somos capaces, por nosotros mismos, de justificarnos, es decir, de santificarnos o de salvarnos.  Nuestra salvación depende primeramente de Dios.  Pero el ser humano tiene su participación, la cual consiste en dar respuesta a todas las gracias que Dios nos ha dado y que sigue dándonos constantemente para ser salvados.  Eso es lo que la Teología Católica llama “obras”. De tal magnitud es nuestra imposibilidad de acceder por nosotros mismos a la salvación, que hasta la capacidad para dar esa respuesta a los dones de Dios, no viene de nosotros, sino de Dios.

Versión resumida de esta lección

Temario
del
Curso

siguiente:

Siguiente:
Lección # 9
Comunión de los Santos

buenanueva.net imprimir en word ir arriba homilia.org