bibliaheadterceranio

LECCIÓN # 24

LA IGLESIA
Hechos de los Apóstoles

Venida del Espíritu Santo

1.     ¿Qué hacen los Apóstoles enseguida de la Ascensión del Señor al Cielo?

Antes de empezar a cumplir la misión que Cristo les ha dejado encomendada, los Apóstoles y discípulos deben esperar en Jerusalén para algo muy importante: ser revestidos de  una fuerza especial.

Lc 24:
      48.    Ustedes son testigos de todo esto.
      49.    Ahora Yo voy a enviar sobre ustedes lo que mi Padre prometió. Permanezcan, pues, en la ciudad hasta que sean revestidos de la fuerza que viene de arriba.»

Y con el cumplimiento de esta promesa del Padre, que es –nada menos- que el Espíritu Santo, comienza el libro de los Hechos de los Apóstoles, y también comienza a marchar la Iglesia que Cristo dejó fundada.

El libro de los Hechos de los Apóstoles fue escrito por San Lucas.  Es la continuación del Evangelio escrito por este discípulo y compañero de San Pablo.

La historia de los Hechos es la historia de la Iglesia y comienza de manera muy parecida a la historia de Jesús en el Evangelio: 

  • Jesús comenzó su misión siendo ungido por el Espíritu Santo en el Jordán. 
  • Igualmente la Iglesia es ungida con el Espíritu Santo el día que celebraban la Fiesta de Pentecostés en Jerusalén. 
  • Y cada uno de nosotros, que como cristianos católicos seguidores de Cristo somos parte integral de esa Iglesia, también somos ungidos en el Bautismo y la Confirmación.

Después de la Ascensión de Jesús al Cielo, la historia de Cristo continúa con la historia de sus discípulos.

Y en la actualidad está teniendo lugar nuestra propia historia, pues nosotros -que seguimos a Cristo y conocemos su Palabra contenida en la Biblia- también somos testigos de todo esto (Lc 24, 48) y estamos también ungidos en el Bautismo y la Confirmación.


2.
     ¿Cuál es la primera actuación que vemos en el comienzo del libro de los Hechos de los Apóstoles por parte de Pedro?

La primera acción que toma San Pedro antes de la Venida del Espíritu Santo, es la elección del Apóstol que deberá sustituir a Judas, el Traidor.  Y queda escogido Matías.

Leer Hech 1, 15-26


3.     ¿Qué sucede el día de Pentecostés?

El día de la Fiesta de Pentecostés, la cual se celebraba 50 días después de la Pascua y habían pasado 10 días desde la Ascensión de Jesucristo al Cielo, Jerusalén estaba repleto de peregrinos judíos de todas partes del mundo conocido, que habían venido para conmemorar la entrega de las Tablas de la Ley en el Sinaí, la cual había sucedido precisamente 50 días después del Éxodo de Egipto.

Estando reunidos los Apóstoles, discípulos y también la Santísima Virgen María, viene la fuerza de lo alto, la promesa del Padre:  el Espíritu Santo.

Pentecostés
Venida del Espíritu Santo
sobre la Sma. Virgen María y los Apóstoles
el día de Pentecostés

Estaban reunidos en el mismo lugar donde habían unas 120 personas y donde fue la elección de Matías.  Siempre se ha creído que este sitio fuera el Cenáculo, donde celebraron la Última Cena, pero en ese recinto no cabían las 120 personas que estaban reunidas (ver Hech 1, 15).  Y, aunque sí hubieran cabido, parecería que el gran número de los que se bautizaron luego no cabían allí ni en los alrededores.  Esto hace pensar a algunos biblistas que el sitio donde estaban era el mismo Templo, donde sí cabía cualquier cantidad de gente.

El acceso al agua necesaria para 3.000 bautizados (el mismo número de los que murieron por no querer cumplir la Alianza cuando la idolatría del becerro de oro en el Sinaí -Ex 32, 28) sólo era posible en los alrededores del Templo donde existían buenos reservorios de agua para las purificaciones rituales.

En el primer Pentecostés en el Monte Sinaí, Dios se manifestó en fuego y truenos ante Israel, que estaba al pie de la montaña.  En este Pentecostés después de la Resurrección y Ascensión de Cristo, la casa de Dios se llenó de un viento que sonaba como trueno (tal vez algo parecido al sonido de un jet de nuestros días) y los Apóstoles quedan llenos del Espíritu Santo que se manifestó en forma de lenguas de fuego.

Pentecostés Sinaí y Jerusalén
Los 2 Pentecostés: Sinaí y Jerusalén

Hech 2:
      1.    Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar.
      2.    De repente vino del cielo un ruido, como el de una violenta ráfaga de viento, que llenó toda la casa donde estaban,
      3.    y aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y fueron posándose sobre cada uno de ellos.
      4.    Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía que se expresaran.


4.     Pero ... ¿qué hacían los Apóstoles antes de Pentecostés? 

1º    En primer lugar creyeron y obedecieron el anuncio del Señor:

Lc 24:
      49.    Ahora Yo voy a enviar sobre ustedes lo que mi Padre prometió. Permanezcan, pues, en la ciudad hasta que sean revestidos de la fuerza que viene de arriba.»

Hech 1:
      12.    Entonces volvieron a Jerusalén desde el monte llamado de los Olivos, que dista de la ciudad como media hora de camino.
      13.    Entraron en la ciudad y subieron a la habitación superior de la casa donde se alojaban. Allí estaban Pedro, Juan, Santiago y Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé y Mateo, Santiago, hijo de Alfeo, Simón el Zelotes, y Judas, hijo de Santiago.
      14.    Todos ellos perseveraban juntos en la oración en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.

2º    Oraban diaria y asiduamente:

Lc 24:
      52.    Después volvieron llenos de gozo a Jerusalén,
      53.    y continuamente estaban en el Templo alabando a Dios.

Oraban en compañía de María.  Fue la primera novena que se hizo en la Iglesia. 

Hech. 1:
      14.    Todos ellos perseveraban juntos en la oración en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.

Hech 2:
      46.    Todos los días se reunían en el Templo con entusiasmo, partían el pan en sus casas y compartían sus comidas con alegría y con gran sencillez de corazón.


5.     ¿Qué cambios vemos en los Apóstoles después de Pentecostés?

Antes eran torpes para entender las Sagradas Escrituras y aún para entender las enseñanzas que recibieron directamente del Señor.  También eran débiles en su fe, deseosos de los primeros puestos y envidiosos entre ellos.

Eran, además, temerosos para presentarse como seguidores de Jesús, por miedo a ser perseguidos.

Jn 20:
      19.    Ese mismo día, el primero después del sábado, los discípulos estaban reunidos por la tarde, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Llegó Jesús, se puso de pie en medio de ellos y les dijo: «¡La paz esté con ustedes!»

Pero luego de recibir el Espíritu Santo en Pentecostés, cambiaron totalmente:  se lanzaron a predicar sin ningún temor y llenos de sabiduría divina.  No hay más que ver algunos trozos del discurso que Pedro da enseguida de la Venida del Espíritu Santo: con qué claridad y valentía habló y con qué sabiduría conectaba los hechos de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo con las Escrituras:

Leer Hech 2, 14-15 y 22-24 y 29-33

El Espíritu Santo les da  un poder de comunicación especial.  (ver Hech.  2, 1-11 y 5, 17-41)

Llamaban a la conversión a todos -judíos y extranjeros de diferentes lenguas-  y éstos los escuchaban en su propio idioma. 

Leer Hech 2, 5-11

Y a los que creían en el mensaje de Jesucristo Salvador, los iban bautizando.  Así empiezan a formar nuevos discípulos y comunidades de cristianos, sin dejar de asistir a los necesitados.

Los torpes de antes comienzan a actuar con la Sabiduría de Dios.  Los envidiosos de antes asumen cada uno el lugar que le corresponde en la Iglesia de Cristo.  Los temerosos de antes sufren persecuciones y llegan incluso hasta el martirio.


6.     ¿Cómo comienza a expandirse la Iglesia?

A través de la Iglesia por El fundada, Cristo extiende su Reino a todos los confines del mundo.

Esta expansión se da en cuatro etapas:

1. Mapa
Viajes de los Apóstoles en Palestina.

2. Mapa
Primera Diáspora.

3. Mapa
Expansión de la Iglesia para el Siglo 2

1.   Comienza primero por Jerusalén(Ver Jerusalén en Mapa #1)

2.   Luego, debido a las persecuciones iniciales, los primeros cristianos van de Jerusalén a otras partes de Judea y también a Samaria (Mapa #1).


Mapa # 1
VIAJES DE LOS APÓSTOLES EN PALESTINA

Mapa Expansión cristianismo en Palestina


3.   Posteriormente llega la Iglesia hasta los gentiles (Ver Mapa #2)

Mapa # 2
PRIMERA DIÁSPORA
Mapa primera diáspora de los cristianos


4.   Y finalmente se anuncia el Evangelio a todos los confines de la tierra conocida para ese momento (ver Mapa #3). 

Mapa # 3
EXPANSIÓN DE LA IGLESIA
PARA EL SIGLO 2
Mapa expansión de la Iglesia para el Siglo 2



7.     ¿Qué cosas suceden en la primera etapa, mientras aún están en Jerusalén?

La primera comunidad cristiana seguía estando muy ligada a las costumbres judías:  San Lucas nos dice que continuaban yendo al Templo a orar.  La costumbre era hacer esa oración a las 3 de la tarde. Pero comienzan a diferenciarse con un rito singular:  la Fracción del Pan, la cual celebraban en las casas.

Leer Hech 2, 42-47

Comienzan a tener lugar algunos milagros.  Entre estas señales milagrosas sucede, por intermedio de Pedro, la curación de un cojo justamente cuando Pedro y Juan subían al Templo a la hora de la oración de la tarde.

Leer Hech 3, 3-10


8.     ¿Qué diferencia hay entre este milagro por intermedio de Pedro y los milagros de Jesús?

Jesús realizó sus milagros por su propio poder, en su propio Nombre.  Al hijo de la viuda de Naím dijo:  «Joven, yo te lo mando, levántate.» (Lc 7,14).  En cambio Pedro no pudo realizar este milagro por su propio poder.  Así se dirigió a este cojo tullido de nacimiento:  «En nombre del Mesías Jesús, el Nazareno, camina.» (Hech 3, 6b).

Sólo Dios puede realizar milagros directamente.  Ni siquiera la Santísima Virgen María puede.  Las curaciones u otras señales extraordinarias que puedan suceder siempre las realiza Dios y, a veces, puede el Señor usar como intermediario o instrumento alguna persona por El escogida, como sucedió en este caso con San Pedro.


9.     ¿Qué hace Pedro después de esta curación?

Pedro aprovechó la aglomeración de gente para predicar la buena nueva y para seguir hablando con el mismo valor que mostraba el día de Pentecostés: 

Leer Hech 3, 11-20

Pedro y los Apóstoles proclamaban en las narices de los jefes de los sacerdotes y de las autoridades que mataron a Jesús, que aquel inocente a quien crucificaron era Santo y Justo, que era el Mesías esperado y que había resucitado.

Con esta curación el número de seguidores hombres llegó a 5.000.

Dado el crecimiento tan importante de seguidores que estaba ocurriendo y porque la predicación de los Apóstoles los hacía sentirse acusados de la muerte de Jesús, los saduceos (que no creían en la resurrección) y los sacerdotes intervinieron para poner presos a Pedro y Juan.

Hech 4:
      1.    Pedro y Juan estaban aún hablando al pueblo, cuando se presentaron los sacerdotes, el jefe de la guardia del Templo y los saduceos;
      2.    toda esa gente se sentía muy molesta porque enseñaban al pueblo y afirmaban la resurrección de los muertos a propósito de Jesús.
      3.    Los apresaron y los pusieron bajo custodia hasta el día siguiente, pues ya estaba anocheciendo.

Pedro y Juan son puestos en prisión
Pedro y Juan puestos en prisión

      4.    Pero muchos de los que habían oído la Palabra creyeron, y su número llegó a unos cinco mil hombres.


10.     ¿Qué sucede con Pedro y Juan mientras estaban presos?

Hech 5:
      18.    Apresaron a los apóstoles y los metieron en la cárcel pública.
     
19.    Pero un Ángel del Señor les abrió las puertas de la cárcel durante la noche y los sacó fuera, diciéndoles:
     
20.    «Vayan, hablen en el Templo y anuncien al pueblo el mensaje de vida.»

Se reune entonces el Sanedrín para el juicio de los dos presos, pero regresan los guardias diciendo que la cárcel estaba cerrada, pero que los presos no estaban. (!!!)  Los consiguen, sin embargo, predicando en el Templo, tal como el Ángel les había indicado, y los llevan ante el Consejo.

Hech 5:
      28.    «Les habíamos advertido y prohibido enseñar en nombre de Ése. Pero ahora en Jerusalén no se oye más que la predicación de ustedes, y quieren echarnos la culpa por la muerte de ese hombre.»
      29.    Pedro y los apóstoles respondieron: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres.
      30.    El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien ustedes dieron muerte colgándolo de un madero.
      31.    Dios lo exaltó y lo puso a su derecha como Jefe y Salvador, para dar a Israel la conversión y el perdón de los pecados.
      32.    Nosotros somos testigos de esto, y lo es también el Espíritu Santo que Dios ha dado a los que le obedecen.»
      33.    Ellos escuchaban rechinando los dientes de rabia y querían matarlos.

En esta reunión es cuando Gamaliel, uno de los más reputados rabís y maestro de Saulo, advierte al Sanedrín que no condene a muerte a los Apóstoles, porque si su movimiento viene de hombres eventualmente desaparecerá, pero si viene de Dios, nadie lo parará, y estaría el Sanedrín oponiéndose a Dios.
(ver Hech 5, 34-39)

Y 2000 años más tarde este “movimiento” ha demostrado lo que Gamaliel previó:  ¡era de Dios!  Es la Iglesia que Jesús dejó fundada:  la Iglesia que después comienza a llamarse Católica por ser universal.


11.     ¿Qué hacían los primeros cristianos que tenían propiedades en Jerusalén?

Hech 4:
      34.    Entre ellos ninguno sufría necesidad, pues los que poseían campos o casas los vendían, traían el dinero
      35.    y lo depositaban a los pies de los apóstoles, que lo repartían según las necesidades de cada uno.
      36.    Así lo hizo José, un levita nacido en Chipre, a quien los Apóstoles llamaban Bernabé (que quiere decir: "El Animador").
      37.    Éste vendió un campo de su propiedad, trajo el dinero de la venta y lo puso a los pies de los apóstoles.

La venta que hizo Bernabé debió de causar sensación entre los primeros cristianos de Jerusalén, tanto por el valor del campo enajenado como por el total desinterés demostrado, al entregar a los Apóstoles el precio íntegro de la venta. Esta generosidad de Bernabé, junto con su compasión por los indigentes, movieron a la comunidad cristiana de Antioquía a confiarle la misión de ir a Jerusalén para distribuir entre los fieles menesterosos las limosnas para este fin recogidas en aquella ciudad (Hech. 11,30).  Bernabé fue compañero de San Pablo en sus viajes misioneros.

Los primeros cristianos vendieron todas sus propiedades, y de esa manera, compartiendo todo, deben haber logrado ubicarse en otros lugares antes de la destrucción de Jerusalén en el año 70 dC.  Según el historiador Eusebio, se fueron a Perea, al lado este del Jordán.

Pero hubo un matrimonio, Ananías y Sáfira, que hicieron trampa en la donación y tuvieron un final imprevisto e impresionante:

Hech 5:
      1.    Otro hombre llamado Ananías, de acuerdo con su esposa Safira, vendió también una propiedad,
      2.    pero se guardó una parte del dinero, siempre de acuerdo con su esposa; la otra parte la llevó y la entregó a los apóstoles.
      3.    Pedro le dijo: «Ananías, ¿por qué has dejado que Satanás se apoderara de tu corazón? Te has guardado una parte del dinero; ¿por qué intentas engañar al Espíritu Santo?
      4.    Podías guardar tu propiedad y, si la vendías, podías también quedarte con todo. ¿Por qué has hecho eso? No has mentido a los hombres, sino a Dios.»
      5.     Al oír Ananías estas palabras, se desplomó y murió. Un gran temor se apoderó de cuantos lo oyeron.
      7.    Unas tres horas más tarde llegó la esposa de Ananías, que no sabía nada de lo ocurrido.
      8.    Pedro le preguntó: «¿Es cierto que vendieron el campo en tal precio?» Ella respondió: «Sí, ese fue el precio.»
      9.    Y Pedro le replicó: «¿Se pusieron, entonces, de acuerdo para desafiar al Espíritu del Señor? Ya están a la puerta los que acaban de enterrar a tu marido y te van a llevar también a ti.»
      10.    Y al instante Safira se desplomó a sus pies y murió. Cuando entraron los jóvenes la hallaron muerta y la llevaron a enterrar junto a su marido.
      11.    A consecuencia de esto, un gran temor se apoderó de toda la Iglesia y de todos cuantos oyeron hablar del hecho.


12.     ¿Quién  fue  el  primer  mártir,   el “protomártir” de la Iglesia y qué sucedió con él?

La Palabra de Dios se difundía; el número de los discípulos en Jerusalén aumentaba considerablemente, e incluso un buen grupo de sacerdotes había aceptado la fe.  (Hech 6, 7)

Debido al gran número de seguidores y para descargarse los Apóstoles del trabajo de atención a las viudas y pobres (lo que hoy llamaríamos “trabajo social”) y poderse dedicar a la predicación y al culto, escogieron siete hombres “de buena fama, llenos del Espíritu y de sabiduría” (Hech 6, 3) para ocuparse de la repartición de las limosnas, porque “no es correcto que nosotros descuidemos la Palabra de Dios por hacernos cargo de las mesas” (Hech 6, 2).

Estos hombres fueron los primeros Diáconos, que también se ocupaban de la predicación.  Uno de éstos era Esteban.  Sobre él leemos en Hech 6, 8-15 y Hech 7.

Esteban es arrestado por enseñar en contra de las costumbres de Moisés y del Templo.  Efectivamente, Esteban predicaba que el Espíritu Santo no podía estar restringido a un solo sitio, aunque ese sitio fuese el Templo.  Parece ser que también enseñó que Jesús había advertido de la destrucción del Templo.  Estos conceptos, por supuesto, amenazaban a las autoridades del Templo.  Predicar contra el Templo, como hizo Jesús, era un riesgo fatal.  Y así fue para el primer mártir, San Esteban.

Martirio de san Esteban
Martirio de san Esteban

Y, aunque vieron que su cara brillaba como la de un Ángel, lo sacaron fuera de la ciudad para apedrearlo.  Rodeado de sus acusadores ve una visión de Jesús de pie a la derecha de Dios, que recordaba justamente lo que Jesús había dicho ante el Sanedrín:  “Desde ahora, sin embargo, el Hijo del Hombre estará sentado a la derecha del Dios Poderoso” (Lc 22, 69).  Esta mención los enfurece y lapidan a Esteban, quien mientras moría, en imitación a la oración de Jesús en la Cruz, pedía a Dios que los perdonara porque no sabían lo que hacían.


13.     ¿Qué sucede después del martirio de San Esteban?

Con el juicio sumario y asesinato de Esteban se da inicio a una persecución generalizada contra la Iglesia, liderizada por Saulo de Tarso, quien presenció la lapidación de Esteban

Hech 7:
      58.    Los testigos habían dejado sus ropas a los pies de un joven llamado Saulo.

Hech 8:
      1.    Saulo estaba allí y presenciaba el asesinato. Este fue el comienzo de una gran persecución contra la Iglesia de Jerusalén. Todos, excepto los apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y Samaria.
      2.    Unos hombres piadosos enterraron a Esteban e hicieron un gran duelo por él.    (Por historia se sabe que Gamaliel enterró a Esteban en su propiedad.)
      3.    Saulo, por su parte, trataba de destruir a la Iglesia. Entraba casa por casa, hacía salir a hombres y mujeres y los metía en la cárcel.

Pero, lejos de restringir la expansión de la naciente Iglesia, la persecución ayudó a esparcirla, cual viento que riega la semilla y ésta crece donde quiera que cae. 

Hech 8:
      4.    Mientras tanto, los que se habían dispersado anunciaban la Palabra en los lugares por donde pasaban.
      5.    Así Felipe   (uno de los diáconos) anunció a Cristo a los samaritanos en una de sus ciudades a donde había bajado.

Felipe predica en Samaria
Mapa 1 - El Diácono Felipe predica en Samaria

      6.    Al escuchar a Felipe y ver los prodigios que realizaba, toda la población se interesó por su predicación.
      7.    Pues espíritus malos salían de los endemoniados dando gritos, y varios paralíticos y cojos quedaron sanos.
      8.    Hubo, pues, gran alegría en aquella ciudad.


14.     ¿Cómo  fue  el  incidente  con  el mago Simón?

Hech 8:
      9.    Había llegado a aquella ciudad antes que Felipe un hombre llamado Simón. Tenía muy impresionada a la gente de Samaria con sus artes mágicas y se hacía pasar por un gran personaje.
      10.    Todos estaban pendientes de él, pequeños y grandes, y decían: «Este es el poder de Dios", pues se hablaba de un tal "gran poder de Dios.»
      11.    Desde hacía tiempo los tenía alucinados con sus artes mágicas, y la gente lo seguía.
      12.    Pero cuando Felipe les habló del Reino de Dios y del poder salvador de Jesús, el Mesías, tanto los hombres como las mujeres creyeron y empezaron a bautizarse.
      13.    Incluso Simón creyó y se hizo bautizar. No se separaba de Felipe, y no salía de su asombro al ver las señales milagrosas y los prodigios que se realizaban.

Entonces llegaron Pedro y Juan a Samaria, y

      18.    al ver Simón que, mediante la imposición de las manos de los Apóstoles, se transmitía el Espíritu, les ofreció dinero,
      19.    diciendo: «Denme a mí también ese poder, de modo que a quien yo imponga las manos reciba el Espíritu Santo.»
      20.    Pedro le contestó: «¡Al infierno tú y tu dinero! ¿Cómo has pensado comprar el Don de Dios con dinero?

Simón el Mago y san Pedro
Simón el Mago le ofrece dinero a san Pedro

      21.    Tú no puedes esperar nada ni tomar parte en esto, porque tus pensamientos no son rectos ante Dios.
      22.    Arrepiéntete de esa maldad tuya y ruega al Señor que te perdone por tus intenciones, si es posible.
      23.    Porque en tus caminos solamente veo amargura y lazos de maldad.»
      24.    Simón respondió: «Rueguen ustedes al Señor por mí, para que no venga sobre mí nada de lo que han dicho.»


15.     Pero … ¿qué fueron a hacer Pedro y Juan a Samaria?

Hech 8:
      14.    Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén tuvieron noticia de que los samaritanos habían aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan.
      15.    Bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo,
      16.    ya que todavía no había descendido sobre ninguno de ellos y sólo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús.
      17.    Pero entonces les impusieron las manos y recibieron el Espíritu Santo.

Importante notar que los Samaritanos, cuya religión era una mezcla de judaísmo y paganismo, comenzaron a convertirse al Cristianismo.  Con este hecho sorprendente, Dios hace saber que su Iglesia no está limitada a los judíos, sino que era para todas las naciones, que era una Iglesia universal o católica (universal en griego).

San Pedro fue a Samaria a unir este importante rebaño a la Iglesia.  La conversión de los samaritanos, abrió el camino para la conversión de los paganos.

San Pedro y San Juan confirman a los samaritanos

San Pedro y San Juan, respectivamente Papa y Obispo, eran los que podían imponer las manos para que los samaritanos recibieran el Espíritu SantoEstaban impartiendo el Sacramento de la Confirmación.  El diácono Felipe no podía confirmar a los samaritanos.  Tenía que hacerlo un Obispo. 


16.     ¿En   qué   consiste   la   gracia   del Sacramento de la Confirmación?

En la recepción del Espíritu Santo, con una fortaleza especial para anunciar y defender la Fe con audacia y convicción y, más importante aún, para vivir de acuerdo a esa Fe.


17.     ¿Qué cosa extraordinaria sucedió con el diácono Felipe?

En Hech 8, 26-40 leemos que se le apareció un Ángel que le dijo que se fuera al camino que va de Jerusalén a Gaza.  Felipe acudió enseguida y mientras viajaba, lo alcanzó en el camino un etíope eunuco de la Reina Candaces de Etiopía. Este hombre, oficial de la Reina, regresaba de Jerusalén a donde había ido para el culto, lo cual indica que era judío o prosélito del judaísmo.

Etiopía era un reino del África, al sur de Egipto.  Los etíopes descienden de Cam, el hijo de Noé que fue maldecido por haber visto la desnudez de su padre (ver Gn. 9, 18-28 y Lección 3, # 19) y pobló el Africa.  Ahora los descendientes de Cam eran también invitados a formar parte de la Iglesia de Dios.

Mientras viajaba en su carroza, el etíope iba leyendo un trozo del Profeta Isaías, que no entendía.  El Espíritu Santo indicó a Felipe que se acercara y oyó al oficial leer esto:  “Como cordero llevado al matadero, como oveja en silencio en manos del esquilador” (Is 53, 6). 

Felipe bautza al Etíope
Mapa 1 - El Diácono Felipe explica las Escrituras
y luego bautiza al Etíope

Hech 8:
      30.    Y mientras Felipe corría, le oía leer al profeta Isaías. Le preguntó: «¿Entiendes lo que estás leyendo?»
      31.    El etíope contestó: «¿Cómo lo voy a entender si no tengo quien me lo explique?» En seguida invitó a Felipe a que subiera y se sentara a su lado.

Este oficial fue humilde al pedir explicación y aceptar la instrucción de Felipe.  También respondió de inmediato al darse cuenta de la necesidad del Bautismo para la salvación.  No empezó a pensar y a cavilar si debía o podía recibirlo:  pidió recibir el Bautismo a la primera oportunidad.

El Bautismo hay que impartirlo a los niños recién nacidos cuanto antes.  No hay que posponer el Bautismo con excusas de poco valor, como que no hay dinero para la fiesta o porque los padrinos están lejos.  O –peor aún- esperar hasta que el niño decida por sí mismo si se bautiza o no (!!!).  Esto es igual a que si esperáramos la opinión del niño para ver si quiere ir al Pediatra, vacunarse, etc.  ¡Y cuán más importante que la salud física es la salud espiritual!

Siguiendo con Felipe, este Diácono le fue explicando al militar etíope todas las Escrituras relativas a Jesucristo y lo instruyó en el misterio de la Redención.  Y como llegaron a un arroyo, el etíope le dijo a Felipe:

Hech 8:
      36.    Siguiendo el camino llegaron a un lugar donde había agua. El etíope dijo: «Aquí hay agua. ¿Qué impide que yo sea bautizado?»
     
37.    Felipe respondió: «Puedes ser bautizado si crees con todo tu corazón.» El etíope replicó: «Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.»

Felipe bautiza al funcionario etíope
Felipe bautiza al funcionario etíope

      38.    Entonces hizo parar su carro. Bajaron ambos al agua y Felipe bautizó al eunuco
          39.       Apenas salieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe y el etíope no volvió a verlo. Prosiguió, pues, su camino con el corazón lleno de gozo.

Estaba gozoso porque sabía que Dios mismo le había enviado a Felipe.  De acuerdo a la tradición, este hombre fue el que plantó la semilla del Evangelio en Etiopía.

Hech 8:
      40.    En cuanto a Felipe, se encontró en Azoto y salió a evangelizar, uno tras otro, todos los pueblos hasta llegar a Cesarea.

Ubicación Azoto
Mapa 1 - Felipe predica en Azoto


18.     ¿Qué  hace  Saulo,   el  que  asistió  al martirio de Esteban?

La persecución contra los seguidores de Jesús disemina a éstos por Judea y Samaria y aún más lejos.  Entonces Saulo (quien luego se llamará Pablo) los persigue sin compasión para tratar de eliminar todo vestigio de este movimiento.

Está comenzado, entonces, la segunda etapa de difusión del “camino”, como se llamaba en ese tiempo el movimiento de los seguidores de Cristo.  Estos escapan a muchos pueblos y ciudades, pero Saulo se concentra en Damasco.

La historia de Saulo y su conversión la podemos leer en Hech 9, 1-30.

En Damasco hay una gran concentración de población judía (restos de los que se quedaron en el exilio en Babilonia) y la ciudad es portal de muchas otras ciudades hacia el este, donde había también muchos judíos.

Mapa ubicación Damasco
Mapa 2 - Ubicación de Damasco

Saulo se daba cuenta que si este movimiento tenía éxito en Damasco, se difundiría sin problema a todas esas otras comunidades judías.  Por eso está decidido a detener a los seguidores de el camino.  Pero Dios tenía otros planes para sus seguidores y para Saulo.

Casi llegando a Damasco (según la tradición estaba a una hora de camino) sucede esto:

Hech 9:
      3.    Mientras iba de camino, ya cerca de Damasco, le envolvió de repente una luz que venía del cielo.
      4.    Cayó al suelo y oyó una voz que le decía: «Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?»
      5.    Preguntó él: «¿Quién eres Tú, Señor?» Y El respondió: «Yo soy Jesús, a Quien tú persigues.»

Conversión de san Pablo
Conversión de san Pablo

La luz era un relámpago más brillante que el sol, pues era la gloria que rodeaba a Jesús Resucitado.  Saulo, quien más tarde pasó a llamarse Pablo, nos dice que él vio al Señor y se supone que hace referencia a este momento.  Por eso, enseguida se dirige a El como Señor, como Dios.

¿No soy yo un apóstol y que ha visto a Jesús, nuestro Señor? (1ª Cor 9, 1)   Y se me apareció también a mí, iba a decir al aborto, el último de todos.  (1ª Cor 15, 8)

No nos dice San Lucas que Saulo fuera a caballo, aunque en pinturas y películas lo presentan así.   Saulo cae al suelo.  Y quienes lo acompañaban  tienen que ayudarlo a levantarse.

Saulo está atónito y queda ciego, porque Jesús de Nazaret, a Quien él creía muerto, se le había aparecido, revestido de su gloria divina.  La ceguera con que queda es una muestra de la ceguera en que estaba antes.   Ahora está ciego para ver lo exterior, pero comienza a tener luz interiormente:  reconoce a Jesús como Dios y está dispuesto a hacer lo que le pida.

El homónimo de Saulo, el Rey Saúl, persiguió al ungido de Dios, el Rey David.  Ahora Saulo ha perseguido al Ungido de Dios, el Mesías descendiente de David, al perseguir a sus seguidores.

Hech 9:
      6.    «Ahora levántate y entra en la ciudad. Allí se te dirá lo que tienes que hacer.»

Tiene, entonces, que entrar a Damasco, no como el guerrero que llevaba autorización de encarcelar a los seguidores de su Señor, sino ciego, incapacitado de andar por sí solo.

Jesús le envía a uno de sus seguidores, Ananías, para que atienda al que es conocido como el más fiero perseguidor de cristianos.  Según la tradición, Ananías era uno de los 70 discípulos de Jesús y murió después mártir.

Leer Hechos 9, 10-22

Y mientras esperaba, ciego y sin comer, comienza Pablo a captar la profundidad de lo sucedido, especialmente el significado de la pregunta de Jesús:  ¿Por qué me persigues a Mí? Capta la total identificación de Jesús con sus discípulos y comienza a tener la comprensión del significado espiritual de esta relación invisible, pero real.

Posteriormente desarrolla la Doctrina del Cuerpo Místico de Cristo, en la cual explica que ese Cuerpo está formado por diferentes  miembros, que somos todos  los bautizados, que ese Cuerpo es su Iglesia.  Relación también real, aunque invisible.

San Agustín, Doctor de la Iglesia, piensa que la conversión de Saulo viene del martirio de Esteban.


19.     El  Señor  le  dice  a  Ananías  que  El  le mostrará a Saulo “todo lo que tendrá que sufrir por mi Nombre”  (Hech 9, 16).  ¿Cuánto tuvo que sufrir Pablo?

Repetidas prisiones,  recibió 40 azotes menos uno 5 veces, apaleado 3 veces, 3 naufragios y hasta fue apedreado y dado por muerto en esa lapidación (2 Cor 11, 23-29).  Estas fueron algunas de las cosas por las que tuvo que pasar, compartiendo el sufrimiento de Cristo.

Alegre de haber descubierto el valor redentor del sufrimiento, es decir, del hecho de que los sufrimientos unidos a los de Cristo ayudan a los demás, lo lleva a exclamar en otra de sus cartas:  Ahora me alegro cuando tengo que sufrir por ustedes, pues así completo en mi carne lo que falta a los sufrimientos de Cristo para bien de su Cuerpo, que es la Iglesia. (Col 1, 24)

Pintura de san Pablo escribiendo
El Apóstol san Pablo escribe sus cartas


20.     ¿Cómo  continúan  las  actividades de Pablo?

Hech 9:
      23.    Después de bastante tiempo los judíos decidieron matarlo,
     
24.    pero Saulo llegó a conocer su plan. Día y noche eran vigiladas las puertas de la ciudad para poder matarlo.
     
25.    Entonces sus discípulos lo tomaron una noche y lo bajaron desde lo alto de la muralla metido en un canasto.
     
26.    Al llegar a Jerusalén intentó juntarse con los discípulos, pero todos le tenían miedo, pues no creían que fuese realmente discípulo.
     
27.    Entonces Bernabé lo tomó consigo, lo presentó a los apóstoles y les contó cómo Saulo había visto al Señor en el camino y cómo el Señor le había hablado. También les expuso la valentía con que había predicado en Damasco en nombre de Jesús.
     
28.    Saulo empezó a convivir con ellos. Se movía muy libremente por Jerusalén y predicaba abiertamente el Nombre del Señor.
     
29.    Hablaba a los helenistas y discutía con ellos, pero planearon matarle.
     
30.    Los hermanos se enteraron y lo llevaron a Cesarea, y desde allí lo enviaron a Tarso.
      31.    La Iglesia por entonces gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaria. Se edificaba, caminaba con los ojos puestos en el Señor y estaba llena del consuelo del Espíritu Santo.

Gal 1:
      11.    Les recordaré, hermanos, que el Evangelio con el que los he evangelizado no es doctrina de hombres.
      12.    No lo he recibido de un hombre, ni me fue enseñado, sino que lo recibí por una revelación de Cristo Jesús.
     
13.    Ustedes han oído hablar de mi actuación anterior, cuando pertenecía a la comunidad judía, y saben con qué furor perseguía a la Iglesia de Dios y trataba de arrasarla.
     
14.    Estaba más apegado a la religión judía que muchos compatriotas de mi edad y defendía con mayor fanatismo las tradiciones de mis padres.
      15.    Pero un día, a Aquél que me había escogido desde el seno de mi madre, por pura bondad le agradó llamarme
      16.    y revelar en mí a su Hijo, para que lo proclamara entre los pueblos paganos. En ese momento no pedí consejos humanos,
     
17.    ni tampoco subí a Jerusalén para ver a los que eran apóstoles antes que yo, sino que fui a Arabia, y de allí regresé después a Damasco.
      18.    Más tarde, pasados tres años, subí a Jerusalén para entrevistarme con Pedro y permanecí con él quince días.
      19.    Pero no vi a ningún otro apóstol fuera de Santiago, hermano del Señor.
     
20.    Todo esto lo digo ante Dios; El sabe que no miento.


21.     ¿Qué está sucediendo con San Pedro, mientras San Pablo se convierte y comienza a dar testimonio de Cristo Resucitado?

Las persecuciones a los seguidores de Cristo obligan a Pedro a moverse de un sitio a otro para visitar al rebaño disperso.  Pasa por Lida y llega a la costa del Mediterráneo, a la población de Jope.  En esta jornada tienen lugar dos milagros. 

Hech 9:
      32.    Pedro, que recorría todos los lugares, fue también a visitar a los santos que vivían en Lida.
      33.    Allí encontró a un tal Eneas, que era paralítico y desde hacía ocho años yacía en una camilla.
      34.    Pedro le dijo: «Eneas, Jesucristo te sana. Levántate y arregla tu cama.» Y de inmediato se levantó.
  

San Pedro sana un paralítico
Curación del paralítico

      35.    Todos los habitantes de Lida y Sarón lo vieron y se convirtieron al Señor.
     
36.    En Jope había una discípula llamada Tabita (o Dorcas en griego), que quiere decir Gacela. Hacía muchas obras buenas y siempre ayudaba a los pobres.
      37.    Por aquellos días enfermó y murió: después de lavar su cuerpo, lo pusieron en la habitación del piso superior.
      38.    Como Lida está cerca de Jope, los discípulos, al saber que Pedro estaba allí, mandaron a dos hombres con este recado: «Ven inmediatamente a donde nosotros.»
      39.    Pedro se fue sin más con ellos. Apenas llegó lo hicieron subir a la habitación del piso superior, donde le presentaron a todas las viudas que estaban llorando y le mostraban las túnicas y mantos que Tabita hacía mientras vivía con ellas.

      40.    Pedro hizo salir a todos, se puso de rodillas y oró. Luego se volvió al cadáver y dijo: «Tabita, levántate.»
      41.    Ella abrió los ojos, reconoció a Pedro y se sentó. El le dio la mano y la ayudó a levantarse; luego llamó a los santos y a las viudas y se la presentó viva.

San Pedrocura a Tabita
Pedro... dijo: "Tabita, levántate"

      42.    Esto se supo en todo Jope y muchos creyeron en el Señor.
     
43.    Pedro permaneció en Jope bastante tiempo, en casa de un curtidor llamado Simón.


22.     Aquí  en Jope tiene lugar  la visión de Pedro sobre animales impuros.  ¿Cómo fue esa visión y que significado tiene?

La Ley de Moisés consideraba impuros algunos animales que algunos pueblos tenían como ídolos y por eso no los podían comer los judíos. Igualmente consideraban impuro a cualquier pagano o incircunciso.   Como buen judío, Pedro guardaba estos preceptos.

De allí su sorpresa cuando tiene una visión, repetida tres veces, de animales considerados impuros por la Ley judía.  Mayor sorpresa fue la orden que le dio el Señor:

Hech 10:
      13.    Entonces una voz le habló: «Pedro, levántate, mata y come.»
      14.    Pedro contestó: «¡De ninguna manera, Señor! Jamás he comido nada profano o impuro.»
      15.    Y se le habló por segunda vez: «Lo que Dios ha purificado, tú no lo llames impuro.»

Visión de san Pedro Apóstol
"Pedro levántate, mata y come"

Mientras Pedro está pensando el significado de esta visión, le llegan unos mensajeros del Centurión Cornelio de Cesarea del Mar a invitarlo a venir con ellos a casa de Cornelio. 

Hech 10:
      1.    Cornelio era un capitán del batallón Itálico.
      2.    Era un hombre piadoso y, al igual que toda su familia, era de los «que temen a Dios». Daba muchas limosnas a los judíos pobres y oraba constantemente a Dios.
      19.    Como Pedro aún seguía recapacitando sobre la visión, el Espíritu le dijo: «Abajo están unos hombres que te buscan.
      20.    Baja y vete con ellos sin vacilar, pues los he enviado Yo.»

Con motivo de la visión y de la visita, Pedro comienza a comprender que ya la Ley sobre animales impuros va a quedar superada, pero más importante aún, que Dios está incorporando a los gentiles a su rebaño y que pueden comer juntos judíos y gentiles.

Sin embargo, la incorporación de estos conceptos al seguimiento de Cristo se fueron dando con marchas y contramarchas, como veremos más adelante.  Pedro hace la aclaratoria respectiva al llegar donde Cornelio:

Hech 10:
      28.    Les dijo: «Ustedes saben que no está permitido a un judío juntarse con ningún extranjero ni entrar en su casa. Pero a mí me ha manifestado Dios que no hay que llamar profano a ningún hombre ni considerarlo impuro.
      29.    Por eso he venido sin dudar apenas me llamaron. Ahora desearía saber por qué me han mandado a buscar.»
      30.    Cornelio respondió: «Hace cuatro días, a esta misma hora, estaba yo orando en mi casa, cuando se presentó delante de mí un hombre con ropas muy brillantes, que me dijo:
     
31.    "Cornelio, tu oración ha sido escuchada y tus limosnas han sido recordadas ante Dios.
      32.    Envía mensajeros a Jope y haz buscar a Simón, llamado Pedro, que se hospeda en casa del curtidor Simón, junto al mar."

      33.    Te mandé a buscar en seguida y tú has tenido la amabilidad de venir. Ahora estamos todos aquí, en la presencia de Dios, dispuestos a escuchar todo lo que el Señor te ha ordenado.»
      34.    Entonces Pedro tomó la palabra y dijo: «Verdaderamente reconozco que Dios no hace diferencia entre las personas.
      35.    En toda nación mira con benevolencia al que teme a Dios y practica la justicia.

Aquí San Pedro da un indicio de que el Evangelio llegará a toda nación.

Y continúa anunciándoles la buena nueva a todos los presentes.  Dios entonces premia la fe de Cornelio y su familia con el don del Espíritu Santo.  Al ver Pedro esto, los bautiza de inmediato con este argumento:   «¿Podemos acaso negarles el agua y no bautizar a quienes han recibido el Espíritu Santo como nosotros?»

San Pedro bautiza al Centurión Cornelio
San Pedro bautiza a Cornelio,
Capitán del Batallón Itálico

Hech 10:
      44.    Todavía estaba hablando Pedro, cuando el Espíritu Santo bajó sobre todos los que escuchaban la Palabra.
      45.    Y los creyentes de origen judío, que habían venido con Pedro, quedaron atónitos: «¡Cómo! ¡Dios regala y derrama el Espíritu Santo también sobre los que no son judíos
      46.    Y así era, pues les oían hablar en lenguas y alabar a Dios.
      47.    Entonces Pedro dijo: «¿Podemos acaso negarles el agua y no bautizar a quienes han recibido el Espíritu Santo como nosotros?»
      48.    Y mandó bautizarlos en el nombre de Jesucristo. Luego le pidieron que se quedara algunos días con ellos.


23.     Pero  ¿qué sucede en Jerusalén cuando saben que Pedro andaba juntándose con incircuncisos?

Lo critican, pero Pedro explica lo sucedido con la visión que tuvo, el derramamiento del Espíritu Santo en casa de Cornelio y el por qué del Bautismo a esa familia.  Entonces muchos entienden el plan de Dios de bendecir a todas las naciones del mundo y alaban a Dios por abrir las puertas de la salvación y el poder formar parte de su Iglesia.

Pedro, el encargado del rebaño de Jesús, el primer Papa, toma una decisión crucial para el pueblo de Israel:  los gentiles pueden recibir el Bautismo sin ser circuncidados.

Sin embargo, las nuevas normas no se iban implementando uniformemente y en algunas ocasiones llegaron a causar confusiones y diferencias.

Hech 11:
      18.    Cuando oyeron esto se tranquilizaron y alabaron a Dios diciendo: «También a los que no son judíos les ha dado Dios la conversión que lleva a la vida.»
      19.    Algunos que se habían dispersado a raíz de la persecución cuando el asunto de Esteban, llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, pero sólo predicaban la Palabra a los judíos.
      20.    Sin embargo, unos hombres de Chipre y de Cirene que habían llegado a Antioquía, se dirigieron también a los griegos y les anunciaron la Buena Noticia del Señor Jesús.

Con la conversión de Cornelio quedó probada la catolicidad (universalidad) de la Iglesia y su independencia del judaísmo.  Además el hecho de que uno de los primeros conversos gentiles fuera un oficial romano, facilitó el establecimiento de nexos entre la Iglesia naciente y la ciudad de Roma, el sitio a donde debía dirigirse Pedro ahora.


24.     ¿Cómo se salva Pedro de la prisión que lo hubiera llevado a la muerte?

Herodes Agripa, nieto del Herodes que mandó a matar a los inocentes con motivo del nacimiento de Jesús, hace pasar por la espada a Santiago el Mayor, el pariente del Señor, quien para el momento era el Obispo de Jerusalén.

Decide poner preso a Pedro para darle muerte también.  Era el tiempo de la Fiesta de Pascua y encargó de la guardia de Pedro a 16 soldados en grupos de 4 para que lo cuidaran hasta que terminara la fiesta para entonces hacerlo matar.

Hech 12:
      5.    Y mientras Pedro era custodiado en la cárcel, toda la Iglesia oraba incesantemente por él a Dios.
      6.    Llegaba el día en que Herodes iba a hacerlo comparecer; aquella misma noche Pedro estaba durmiendo entre dos soldados, atado con dos cadenas, y otros guardias custodiaban la puerta de la cárcel.
      7.    De repente la celda se llenó de luz: ¡estaba el Ángel del Señor! El Ángel tocó a Pedro en el costado y lo despertó diciéndole: «¡Levántate enseguida!» Y se le cayeron las cadenas de las manos.
      8.    El Ángel le dijo enseguida: «Ponte el cinturón y las sandalias.» Así lo hizo, y el Ängel agregó: «Ponte el manto y sígueme.»

San Pedro liberado por un Angel
San Pedro es liberado por un Ángel

      9.    Pedro salió tras él; no se daba cuenta que lo que estaba ocurriendo con el Ángel era realidad, y todo le parecían visiones.
      10.    Pasaron la primera y la segunda guardia y llegaron a la puerta de hierro que daba a la ciudad, la cual se les abrió sola. Salieron y se metieron por un callejón, y de repente lo dejó el Ángel.
      11.   Entonces Pedro volvió en sí y dijo: «Ahora no cabe duda: el Señor ha enviado su Ángel para rescatarme de las manos de Herodes y de todo lo que proyectaban los judíos contra mí.»
      12.    Pedro se orientó y fue a la casa de María, madre de Juan, llamado también Marcos, donde muchos estaban reunidos en oración.
      13.    Llamó a la puerta, y fue a atender una muchacha llamada Rodesa.
      14.    Reconoció la voz de Pedro, y fue tanta su alegría, que en vez de abrir la puerta entró corriendo a contar que Pedro estaba a la puerta.
      15.    Los demás le dijeron: «¡Estás loca!» Como ella seguía insistiendo, ellos dijeron: «Será su Ángel.»
      16.    Pedro seguía llamando. Cuando abrieron y vieron que era él, se quedaron sin palabras.
      17.    Les hizo señas con la mano pidiendo silencio, y les contó cómo el Señor lo había sacado de la cárcel. En seguida les dijo: «Comuniquen esto a Santiago y a los hermanos.» Luego salió y se fue a otro lugar.
      18.    Al amanecer no fue poco el alboroto entre los soldados: ¿Qué había pasado con Pedro?
     
19.    Herodes ordenó buscarlo y, como no lo encontraron, hizo procesar y ejecutar a los guardias. Después bajó de Judea a Cesarea y se quedó allí.


25.     ¿Cómo llega Pedro a Roma?

San Lucas no nos habla más de los viajes de Pedro.  Es lógico que el autor de los Hechos de los Apóstoles se concentrara más en Pablo, con quien estuvo viajando desde su segundo viaje misionero.

Pedro se va a Cesarea, donde tiene un amigo importante:  el jefe del ejército romano en ese puerto, Cornelio.  Por testigos se sabe que Pedro  llegó a Roma, lo cual es lógico, pues era buscado en Jerusalén.  Cornelio pertenecía al Ejército Itálico (Hech 10, 1), por lo cual tenía buenas conexiones en Roma.

Es probable que Pedro se haya quedado en Cesarea hasta que Cornelio pudiera hacerlo llegar a Roma de la manera más conveniente.  En Roma habían judíos conversos, pues en Pentecostés estuvieron presentes forasteros que vienen de Roma, unos judíos y otros extranjeros, que aceptaron sus creencias (Hech 2, 10).

De acuerdo a la tradición, Pedro fue recibido por un Senador Romano llamado Prudente, cuyos hijos y una hija, Santa Prudencia, fueron cristianos famosos en la primera Iglesia y cuya residencia fue un sitio importante de reunión de la Iglesia.


26.     ¿Qué sucedió a Herodes Agripa?

Su muerte súbita y morbosa recuerda la de otro tirano:  Antíoco Epifanes que murió de una manera parecida.

Hech 12:
      20.    Por aquel entonces Herodes estaba muy irritado con los ciudadanos de Tiro y Sidón. De común acuerdo se presentaron ante él, y después de ganarse a Blasto, tesorero del rey, buscaron una solución pacífica, ya que su país dependía del de Herodes para su abastecimiento.
      21.    El día señalado, Herodes, vestido con el manto real, se sentó en la tribuna y les dirigió la palabra.
      22.    Entonces el pueblo lo empezó a aclamar: «¡Esta es la voz de Dios, no de un hombre!»
      23.    Pero de repente lo hirió el ángel del Señor por no haber devuelto a Dios el honor, y empezó a llenarse de gusanos que lo comían, hasta que murió.
      24.    Mientras tanto la Palabra de Dios crecía y se difundía.


27.     ¿Cómo comienza Pablo su misión entre los gentiles?

El Evangelio comenzó a predicarse a los gentiles en varios sitios.  Un centro muy importante fue Antioquía.  En esa ciudad fue donde comenzaron a llamarse “cristianos” los seguidores de Cristo, tal vez porque desde el principio allí aumentó el número de fieles considerablemente.

Al principio los del camino parecían una secta dentro del judaísmo, pero poco a poco se fueron dando cuenta que eran una Iglesia independiente del judaísmo, a la cual entraban tanto judíos como gentiles.

Hech 13:
      2.    Un día, mientras celebraban el culto del Señor y ayunaban, el Espíritu Santo les dijo: «Sepárenme a Bernabé y a Saulo y envíenlos a realizar la misión para la que los he llamado.»
      3.    Ayunaron e hicieron oraciones, les impusieron las manos y los enviaron.

Aquí vemos dos detalles muy importantes:

1º     se les impusieron las manos
         2º     se les enviaron.

Pablo había sido llamado directamente por Dios para ser apóstol y Dios mismo lo convirtió a la verdadera Fe.  Pero, a pesar de ese llamado tan especial y tan impresionante, Pablo tuvo que ser guiado por Ananías, quien ya era seguidor y discípulo de Cristo, y luego ser bautizado para ser recibido dentro de la Iglesia.

En esto que sucede en Antioquía mientras están en oración, Dios habla y da una instrucción.  Pero para realizar la misión encomendada, Pablo es ordenado Obispo con la imposición de manos por los jefes de la Iglesia en Antioquía.  Estos ya habían sido ordenados Obispos por los Apóstoles.

Vemos en esto la “Apostolicidad” de la Iglesia, la Sucesión Apostólica.  Luego Pablo pudo hacer lo mismo:  ejerce este poder y nombra pastores, consagra Obispos y ordena Sacerdotes en varios sitios a donde viaja. 

Mapa 1er viaje misionero de sanPablo
Mapa del primer viaje misionero de Pablo

La primera parada fue en la Isla de Chipre.  Allí conocen al Gobernador Romano llamado Sergio Pablo.  Al servicio del Gobernador estaba un mago falso llamado Bar-Jesús o Elimas.  Este farsante, celoso del interés que el Gobernador muestra a Saulo, trata de alejar a su jefe de Pablo y Bernabé.

Es importante notar que es a partir de este momento que San Lucas comienza a llamar a Saulo por su nuevo nombre, Pablo.  El nombre de Saulo sonaba un poco mal entre los de lengua griega, porque “saulos” significaba la manera de caminar de las prostitutas.  Algunos han sugerido que Pablo tomó su nuevo nombre del  neo-converso, Sergio Pablo.

Después de Cornelio, éste es el segundo oficial romano convertido y se convierte porque Pablo amenaza al falso mago de ceguera provisional, lo cual sucede en cuanto la anuncia.  Y esto impresionó mucho al Gobernador.

En uno de los primeros sitios visitados, Pisidia, al ver los judíos locales que la Sinagoga se llenó el siguiente Sábado después de la primera predicación de San Pablo el Sábado anterior, presentaron una fuerte oposición.   Y lo mismo sucedió en otros sitios donde iban.  Pero el mensaje se iba difundiendo.

Leer Hech 13, 44-52

En Listra se cura un lisiado cuando Pablo le ordena caminar.  Los gentiles acostumbrados al politeísmo y la idolatría pretendieron adorar a Pablo y Bernabé como dioses en forma de hombres. (Hech 14, 11)

Esta curación pone a Pablo a la altura de Pedro, lo que muestra que ambos siguen las huellas de Jesús, el Mesías.

Al finalizar la misión, Pablo y Bernabé

Hech 14:
      26.    se embarcaron para volver a Antioquía, de donde habían partido encomendados a la gracia de Dios para la obra que acababan de realizar.
      27.    A su llegada reunieron a la Iglesia y les contaron todo lo que Dios había hecho por medio de ellos y cómo había abierto las puertas de la fe a los pueblos paganos.
      28.    Permanecieron allí bastante tiempo con los discípulos.


28.     ¿Cómo  y por qué tiene lugar el primer Concilio en la Iglesia?

Como decíamos antes, la misión entre los gentiles causa una serie de controversias.  Cuando Pedro regresa a Jerusalén después de bautizar a Cornelio y familia, muchos criticaron a Pedro por comer con hombres no circuncidados.  (Recordemos que el sentarse a la mesa con alguien era para los judíos una manera de hacer y mostrar fraternidad, por lo que no comían con paganos).

La predicación de Pablo y Bernabé en el primer viaje misionero también levantó muchas incomprensiones porque un buen número de gentiles se unieron a la Iglesia.

Entonces, cristianos judíos de Judea fueron a Antioquía, donde estaban Pablo y Bernabé

Hech 14:
      1.    Llegaron algunos de Judea que aleccionaban a los hermanos con estas palabras: «Ustedes no pueden salvarse, a no ser que se circunciden como lo manda Moisés.»
      2a.    Esto ocasionó bastante perturbación, así como discusiones muy violentas de Pablo y Bernabé con ellos.

San Pablo habla en su Carta a los Gálatas que el mismo Pedro fue a Antioquía y, bajo presión de parte de los pro-circuncisión que llegaron de Jerusalén, evitaba comer con los conversos gentiles.

Esta controversia era muy grave y amenazaba con romper la unidad y la misma identidad del nuevo movimiento Cristiano.

Pedro, a pesar de haber sido el primero en enseñar que ya quedaba sin efecto la diferenciación entre los alimentos puros e impuros, fruto de su visión cuando estuvo en Jopa, se abstiene de comer con los gentiles de Antioquía.  Entonces Pablo corrigió a Pedro por su comportamiento. 

Leer Gal 2, 11-21

Como seguía la controversia y la confusión sobre qué hacer con los gentiles:  si éstos debían abrazar el judaísmo para luego ser cristianos,

Hech 14:
      2b.    Al fin se decidió que Pablo y Bernabé junto con algunos de ellos subieran a Jerusalén para tratar esta cuestión con los apóstoles y los presbíteros,

Muy importante y conveniente esta decisión:  ir a la cabeza de la Iglesia, Pedro, que en ese momento estaba en Jerusalén.  Y así sucede el primer Concilio de la Iglesia.

El discurso más importante que San Lucas nos da es el de Pedro, quien declara que los gentiles no tienen necesidad de circuncidarse.  Aquí, en medio de esta importante reunión de la Iglesia, Pedro es quien preside y da la enseñanza correcta, venciendo la falla de no haber practicado en Antioquía lo que antes había enseñado. 

Hech 15:
      6.    Entonces los apóstoles y los presbíteros se reunieron para tratar este asunto.
      7.    Después de una acalorada discusión, Pedro se puso en pie y dijo: «Hermanos: ustedes saben cómo Dios intervino en medio de ustedes ya en los primeros días, cuando quiso que los paganos escucharan de mi boca el anuncio del Evangelio y abrazaran la fe.
      11.    Según nuestra fe, la gracia del Señor Jesús es la que nos salva, del mismo modo que a ellos.»

Prevalece la unidad y vemos cómo Pedro y Pablo tienen la misma posición en el debate.

Hech 15:
      12.    Toda la asamblea guardó silencio y escucharon a Bernabé y a Pablo, que contaron las señales milagrosas y prodigios que Dios había realizado entre los paganos a través de ellos.

Luego Santiago, el Obispo de Jerusalén, habló en el mismo sentido de Pedro, apoyando sus argumentos.

La tradición cuenta que este Santiago, el pariente de Jesús, muere en el año 62 dC. en una persecución dirigida por el sumo sacerdote Anán, en la que murieron varios cristianos.  A Santiago lo despeñaron desde el muro sur-oriental del Templo sobre el Valle Cedrón, después fue apedreado y mientras oraba por sus asesinos, lo remataron con un garrote en la cabeza.

Al final escriben una carta, equivalente a lo que hoy en día sería un Documento de Concilio, en que declaran al eliminar la necesidad de la circuncisión para ser cristiano:

Hemos decidido el Espíritu Santo y nosotros no imponerles más cargas que las indispensables  (Hech 15, 28).

Vemos como desde este primer Concilio de la Iglesia la voz de Pedro es determinante y termina con cualquier duda o controversia.  Es una muestra de la autoridad y la infalibilidad papal.

Con esta decisión queda superada la Antigua Alianza basada en la circuncisión, pues la salvación de Cristo y la recepción del Espíritu Santo se podían recibir simplemente con base en la fe en Cristo.

Desde el punto de vista doctrinal, éste es el primer paso hacia la conciencia de que la salvación es para el mundo entero.  Se trata de su universalidad, por lo cual la Iglesia luego comienza a llamarse Católica. 


29.     ¿Qué más sabemos de Pablo?

Pablo iba visitando sitios, estableciendo comunidades cristianas y luego escribía cartas a los cristianos de esos sitios.

Con la decisión del Concilio de Jerusalén, Pablo comienza su segundo viaje misionero (Hech 15, 36 a 18, 22).

Mapa del 2o viaje misionero de Pablo
Mapa del segundo viaje misionero de Pablo

En Filipos una mujer llamada Lidia, de buena posición, dedicada a la venta de púrpura, fue la primera europea convertida al Cristianismo, junto con toda su familia.  Fue un buen apoyo para Pablo.

En la Carta que Pablo escribe posteriormente a los Filipenses hay un bello himno sobre las disposiciones de Jesús, las cuales el Apóstol nos llama a imitar:

Leer Fil 2, 5-11

Pablo es perseguido en Filipos, por lo que se va pronto a Tesalónica.

Hech 17:
      2.    Pablo, según su costumbre, fue a visitarlos y por tres sábados discutió con ellos, basándose en las Escrituras.
      3.    Las interpretaba y les demostraba que el Mesías debía padecer y resucitar de entre los muertos. Y les decía: «Este Mesías es precisamente el Jesús que yo les anuncio.»
      5.    Los judíos no se quedaron pasivos: y los acusaron así:
      6.    «Esos hombres que han revolucionado todo el mundo han llegado también hasta aquí
      7.    Todos ellos objetan los decretos del César pues afirman que hay otro rey, Jesús.»

Estas acusaciones, por supuesto, podían verse en Roma como sospechosas de traición.  Pablo está llevando estos conceptos contenidos en la buena nueva a toda la red de ciudades romanas.  Y esto comporta un riesgo para el Apóstol.

Llega a la gran Atenas y allí se va al Areópago, un monte situado al oeste de la Acrópolis, donde se encontraban ubicados los inmensos y majestuosos templos a los dioses falsos de los griegos.

Leer Hech 17, 16-25 y 30-31
          

Predicación de san Pablo en Atenas
Predicación de San Pablo

Hechos 17:
      32.    Cuando oyeron hablar de resurrección de los muertos, unos empezaron a burlarse de Pablo, y otros le decían: «Sobre esto te escucharemos en otra ocasión.»

      33.    Así fue como Pablo salió de entre ellos.
      34.    Algunos hombres, sin embargo, se unieron a él y abrazaron la fe, entre ellos Dionisio, miembro del Areópago, una mujer llamada Damaris y algunos otros.

Dionisio el Areopagita luego fue Obispo y murió mártir.  Fue de los pocos que siguió a Pablo.  Los demás atenienses estaban llenos de racionalismo, apego al politeísmo y a los ídolos, a los propios criterios, frivolidad,  actitudes todas que les impedían abrirse a la Fe.

De Atenas Pablo pasa a Corinto.  Y la Primera Carta a los Corintios habla así de la Crucifixión de Cristo y de la sabiduría humana:

1ª Cor 1:
      18.    Porque el lenguaje de la cruz resulta una locura para los que se pierden; pero para los que se salvan, para nosotros, es poder de Dios.
      19.    Ya lo dijo la Escritura: Destruiré la sabiduría de los sabios y haré fracasar la pericia de los instruidos.
      20.    Sabios, entendidos, teóricos de este mundo: ¡cómo quedan puestos! ¿Y la sabiduría de este mundo? Dios la dejó como loca.
      21.    Pues el mundo, con su sabiduría, no reconoció a Dios cuando ponía por obra su sabiduría; entonces a Dios le pareció bien salvar a los creyentes con esta locura que predicamos.
      22.    Mientras los judíos piden milagros y los griegos buscan el saber,
      23.    nosotros proclamamos a un Mesías crucificado: para los judíos ¡qué escándalo! Y para los griegos ¡qué locura!
     
24.    Pero para los que Dios ha llamado, judíos o griegos, este Mesías es fuerza de Dios y sabiduría de Dios.
      25.    Pues las locuras de Dios tienen más sabiduría que los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que los hombres.
      26.    Fíjense, hermanos, en ustedes, los elegidos de Dios: ¿cuántos de ustedes tienen el saber humano o son de familias nobles e influyentes?
      27.    Dios ha elegido lo que el mundo considera necio para avergonzar a los sabios, y ha tomado lo que es débil en este mundo para confundir lo que es fuerte.
      28.    Dios ha elegido lo que es común y despreciado en este mundo, lo que es nada, para reducir a la nada lo que es.
      29.    Y así ningún mortal podrá alabarse a sí mismo ante Dios.
      30.    Por gracia de Dios ustedes están en Cristo Jesús. El ha pasado a ser sabiduría nuestra venida de Dios, y nuestro mérito y santidad, y el precio de nuestra libertad.
      31.    Así está escrito: El que se gloríe, que se gloríe en el Señor.

Y termina esta 1ª Carta a los Corintios hablando de la Resurrección de Cristo y de cómo será nuestra resurrección, mostrando que en la Resurrección está el centro de la Fe que él predica.

Mapa tercer viaje misionero de Pablo
Mapa del tercer viaje misionero de Pablo

Continúa Pablo plantando la buena nueva en los centros más importantes de Asia Menor, en Éfeso, actual Turquía.

Leer Hech 19, 10-20

Éfeso era un centro ocultista.  Por eso Pablo escribe a los Efesios sobre el Combate Espiritual en Efesios 6, 10-20, en el que dice que nuestra lucha no es contra fuerzas humanas, sino supra-humanas, por lo que debemos tomar las armas del Espíritu para combatir las fuerzas del mal.

Hasta una revivificación tuvo lugar por manos de Pablo en Troades.

Ver Hech 20, 6-12             

Hech 20:
      22.    Ahora voy a Jerusalén, atado por el Espíritu sin saber lo que allí me sucederá;
      23.    solamente que en cada ciudad el Espíritu Santo me advierte que me esperan prisiones y pruebas.
      24.    Pero ya no me preocupo por mi vida, con tal de que pueda terminar mi carrera y llevar a cabo la misión que he recibido del Señor Jesús: anunciar la Buena Noticia de la gracia de Dios.
      25.    Ahora sé que ya no me volverán a ver todos ustedes, entre quienes pasé predicando el Reino.

Cuando llega a Jerusalén, su visita levanta disturbios violentos.  Los Romanos arrestan a Pablo para salvarlo de una turba en el Templo.  

Hech 22:
      24.    Entonces el comandante ordenó que lo metieran dentro de la fortaleza y lo azotaran, para que confesara por qué motivo gritaban de esa manera contra él.
      25.    Pero cuando quisieron quitarle la ropa, Pablo preguntó al oficial que estaba allí presente: «¿Es conforme a la ley azotar a un ciudadano romano sin haberlo antes juzgado?»
      26.    Al oír esto, el oficial fue donde el comandante y le dijo: «¡Qué ibas a hacer! Ese hombre es un ciudadano romano.»
      27.    El comandante vino y le preguntó: «Dime, ¿eres ciudadano romano?» «Sí», respondió Pablo.
      28.    El comandante comentó: «A mí me costó mucho dinero hacerme ciudadano romano.» Pablo le contestó: «Yo lo soy por nacimiento.»
      29.    Al momento se retiraron los que estaban para torturarlo, y el mismo comandante tuvo miedo, porque había hecho encadenar a un ciudadano romano.

Hech 23:
      1.    Pablo miró fijamente al Sanedrín y les dijo: «Hermanos, hasta el día de hoy he actuado rectamente ante Dios.»
     
2.    A este punto el sumo sacerdote Ananías ordenó a sus asistentes que le golpearan en la boca.
      3.    Pablo entonces le dijo: «Dios te golpeará a ti, pared blanqueada. Estás ahí sentado para juzgarme según la Ley, y tú violas la Ley ordenando que me golpeen.»
     
6.    Pablo sabía que una parte de ellos eran saduceos y la otra fariseos. Así que declaró en medio del Sanedrín: «Hermanos, yo soy fariseo e hijo de fariseos. Y ahora me están juzgando a causa de nuestra esperanza, a causa de la resurrección de los muertos.»
      7.    Apenas hizo esta declaración, se originó una gran discusión entre los fariseos y los saduceos, y la asamblea se dividió.
     
8.    Porque los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángeles, ni espíritu, mientras que los fariseos admiten todo eso.
     
9.    Se armó, pues, un enorme griterío. Algunos maestros de la Ley que eran del partido de los fariseos se pusieron en pie, afirmando: «Nosotros no hallamos nada malo en este hombre. Tal vez le haya hablado un espíritu o un Ángel.»
     
10.    La discusión se hizo tan violenta que el capitán tuvo miedo de que despedazaran a Pablo. Ordenó, entonces, que vinieran los soldados, sacaran a Pablo de allí y lo llevaran de nuevo a la fortaleza.
      11.    Aquella misma noche el Señor se acercó a Pablo y le dijo: «¡Animo! Así como has dado testimonio de Mí aquí en Jerusalén, tendrás que darlo también en Roma.»

Como ciudadano romano, Pablo apela al César y es llevado en un viaje largo a Roma.  Este periplo a Roma fue de grandes peligros, pero eventualmente llega a la capital del Imperio romano, donde pasa dos años predicando, dando testimonio del Reino de Dios, precisamente en el corazón del imperio. 

Mapa viaje de Pablo a Roma
Mapa del viaje de Pablo a Roma

El Emperador Nerón quema la ciudad y culpa a los Cristianos del incendio y así comienza una horrorosa persecución entre los años 64 al 67 dC.

San Lucas no nos da detalles de las muertes de Pedro y Pablo, pero la tradición nos dice que fueron alcanzados por la persecución de Nerón y ejecutados ambos el mismo día en el año 67 dC.  Pedro en la Colina Vaticana, directamente bajo el Altar Mayor de San Pedro Vaticano, donde se encuentras sus restos.

Pablo fue ejecutado en lo que es hoy la Iglesia de Tre Fontane.  Los restos de Pablo se encontraron recientemente bajo la Basílica San Pablo Extramuros, sitio que para el momento quedaba fuera de los límites de la ciudad de Roma.  Fue sepultado en esa Basílica que se erigió en su honor.

Martirio de san Pedro
Martirio de san Pedro

San Pedro pidió ser crucificado al revés, pues no se sentía digno de morir como su Señor.  San Pablo fue decapitado, pues su nacionalidad romana no permitía la crucifixión para él.

Martirio de san Pablo
Martirio de san Pablo


30.     ¿Cómo termina esta historia?

En el año 70 dC, tal como Jesús lo había anunciado, sucede la invasión a Jerusalén, en la que no quedó piedra sobre piedra.  El Templo fue destruido y nunca más se ha reconstruido.  Con este hecho el judaísmo quedó sin un centro religioso único.

Para los cristianos fue el signo de que la antigua estructura, centro de la Antigua Alianza, que había servido de preparación para la venida del Mesías, había caído definitivamente, porque ya no tenía razón de ser con la instauración del Reino de Cristo y la Nueva Alianza.

Ya para el año 100, unos 70 años después de Pentecostés la Iglesia se había difundido por casi todo el mundo conocido hasta el momento.

Mapa expansión de la Iglesia siglo 2
Mapa Expansión de la Iglesia para el siglo 2


30.     ¿Cómo continúa la historia de la Iglesia?

La historia narrada por San Lucas en los Hechos de los Apóstoles terminó.  Pero la historia de la Iglesia no, porque la historia de Dios es eterna y el Reino de Cristo que es la Iglesia no tendrá fin.

Esperamos que todo lo que Cristo comenzó llegue a su plenitud en los  Cielos nuevos y la Tierra nueva y con la Jerusalén Celestial que baja del Cielo, lo cual veremos en el último libro de la Biblia, el Apocalipsis de San Juan.

ORACION

Gracias, Señor,
porque dejaste fundada tu Iglesia

y prometiste que estarías con nosotros
hasta el fin del mundo.

Gracias porque enviaste
el Espíritu Santo sobre los Apóstoles

y porque nosotros lo recibimos
en el Sacramento de la Confirmación.

Que como ellos,
podamos vivir según la Fe de tu Iglesia

y anunciar tu mensaje de salvación
con valentía a quien quiera escucharlo.


Gracias porque pertenecemos
a la Iglesia Católica,

que es la Iglesia fundada por Ti,
en la cual tenemos todas las ayudas necesarias para nuestra salvación,
especialmente los Sacramentos.

Gracias por San Pedro, el primer Papa,
y por los Papas que han guiado a tu Iglesia
a lo largo de la historia.

Gracias por los Obispos que ayudan al Papa en el gobierno de la Iglesia.
Gracias por los Sacerdotes,
cuyas manos nos bautizaron,

y con ellas nos dan la Sagrada Comunión,
y la levantan
para absolvernos de nuestros pecados.

Que podamos aprovechar
todas estas gracias que nos das, Señor,

para que, así como hemos formado
parte de tu Iglesia, tu Reino en la tierra,

podamos un día llegar
a tu Reino del Cielo.

Amén.

buenanueva.net
imprimir
top
homilia.org