bibliaheadterceranio

LECCION # 11

EL REINO  I
1ª Sam 1-31

Samuel habla a Helí

En esta lección veremos cómo cambia la organización de Israel:  pasamos ahora a la etapa del Reino.  El primer rey será Saúl y lo sucederá el Rey David, estableciéndose la dinastía davídica, cuyo último Rey será el mismo Jesús.

El Primer Libro de Samuel cubre el comienzo de la vida de Samuel, el reinado de Saúl, la primera parte de David y la muerte de Samuel.

1.      ¿Cuáles son las 3 cosas que prometió Dios a Abraham?

En Gn 12, Dios hizo 3 promesas a Abraham:  tierra, dinastía real y bendición universal.

Ya tienen la tierra, están en la Tierra, luego durante Jueces se dan 7 ciclos de pecado-esclavitud-ruego-surge un Juez.

Ahora están insatisfechos y piden un rey.  Y en este tiempo veremos el cumplimiento de la segunda promesa a Abraham.  Se establece una dinastía que durará hasta Jesús.

2.      ¿Cómo creen ustedes que está organizado el pueblo de Israel para este momento final de Jueces y comienzo del Reino?

En este momento el Pueblo de Israel son tribus dispersas.  No han tenido un líder desde Josué y se encuentran desconcertados.  Por eso piden un rey.

3.      ¿Cómo comienza el Libro 1º de Samuel?

Comienza con el nacimiento de Samuel, quien no sólo es un gran profeta y líder, sino que algunos lo consideran el Juez #13.

  Aparece Samuel en la historia de manera muy bella.

Su madre, Ana, suplicó a Yavé y le hizo el siguiente voto:  “¡Oh Yavé de los Ejércitos!   Si es que te dignas mirar la aflicción de tu esclava, te acuerdas de mí y no me olvidas, dame un hijo varón.  Yo te lo entregaré por todos los días de su vida y la navaja no pasará por su cabeza”. (1ª Sam 1, 10-11)

Como Ana oró en silencio, pero moviendo los labios durante mucho rato, el Sacerdote Helí cree que está borracha.  Ella le asegura que no es así, sino que se debe sólo a mi gran pena y humillación. (1ª Sam 1, 12-15)

Helí le respondió:  “Vete en paz y que el Dios de Israel te conceda lo que le has pedido” (1ª Sam 1, 17).

Luego Ana quedó embarazada y dio a luz un niño a quien llamó Samuel, porque dijo que se lo había pedido a Yavé. (1ª Sam 1, 20).  Samuel significa: "pedido a Dios" o "Dios ha oído".

Efectivamente nace Samuel, quien ungirá los primeros dos reyes de Israel y tendrá una triple misión, pues será Profeta, Sacerdote y Juez.

Y Ana cumple su promesa a Yavé y entrega a Samuel a Yavé en manos del Sacerdote Helí.


Ana entrega a Samuel al sacerdote Helí

Ana presentó al niño, todavía pequeño a Helí, diciendo:  “Óyeme Señor, yo soy la mujer que estuvo aquí junto a ti orando a Yavé.  Este niño era lo que yo pedía entonces.  Y Yavé me concedió la petición que le hice.  Ahora yo se lo ofrezco a Yavé para que le sirva toda su vida:  él está cedido a Yavé” (1ª Sam 1, 25).

El niño quedó al servicio de Yavé, bajo la responsabilidad del sacerdote Helí. (1ª Sam 2, 11)

4.      ¿Qué enseñanza podemos aprender de Ana?

Aunque no entreguemos los hijos a Dios como lo hizo Ana, dejándolo en al servicio del Templo, desde que dejó de mamar (!!!), aún desde tan tierna edad, debemos saber que nuestros hijos son hijos de Dios y El nos los presta a nosotros.  A veces El los pide para su total servicio a El y a su pueblo, pero aunque no sea así, debemos saber que antes que hijos nuestros, son hijos de Dios.

5.         ¿Qué nos cuenta la Biblia de la infancia de Samuel?

El niño Samuel servía a Yavé, vestido de sacerdote, pues su madre le hacía una pequeña sotana, que le llevaba cada año cuando subía con su esposo para ofrecer el sacrificio anual.  (1ª Sam 2, 18-19).


Ana visitaba a Samuel cada año y
le llevaba una nueva sotana

6.    ¿Qué nos dice la Biblia del sacerdocio en este tiempo de Samuel?

 El Sacerdocio estaba muy mal, porque los hijos de Helí cometían un pecado muy grande:  violaban las ofrendas de los sacrificios a Yavé.

Los hijos de Helí eran unos pillos que no se preocupaban de Yavé ni de comportarse como sacerdotes frente al pueblo... El pecado de estos jóvenes era, pues, muy grande a los ojos de Yavé, ya que trataban sin respeto las ofrendas a Yavé.  (1ª Sam 2, 12 y 17).

7.      ¿De qué manera irrespetaban estos jóvenes las ofrendas?

Extraían parte de la carne de los animales para su consumo.

8.      ¿Y su padre el Sacerdote Helí qué hacía al respecto?

Les llamó la atención suavemente y no tomó las medidas adecuadas a tan graves faltas. 

9.         Mientras esto sucedía ¿qué nos dice la Biblia de Samuel?

Entre tanto, el niño Samuel iba creciendo tanto ante Yavé, como ante los hombres. (1ª Sam 2, 26)

Samuel  seguía el ejemplo de Helí y no imitaba a sus hijos. 

10.    ¿Cómo comienza a insinuar la Biblia que Samuel va a ser Profeta?

El niño Samuel estaba al servicio de Yavé y vivía junto a Helí.  En aquel tiempo raras veces se oía la palabra de Yavé.  Las visiones no eran frecuentes. (1ª Sam 3, 1)

Esta es la historia de la llamada de Dios a Samuel:

1 Sam 3:
            2.         Cierto día, Helí estaba acostado en su habitación, sus ojos iban debilitándose y ya no podía ver.           
            3.         Aún no estaba apagada la lámpara de Dios, y Samuel estaba acostado en el Templo de Yavé, donde se encontraba el Arca de Dios.  
            4.         Yavé llamó a Samuel. El respondió: «Aquí estoy»,
            5.         y corrió donde Helí diciendo: «Aquí estoy, pues me has llamado.» Pero Helí le contestó: «Yo no te he llamado; vuelve a acostarte.» El se fue y volvió a acostarse.     
            6.         Volvió a llamar Yavé: «Samuel.» Se levantó Samuel y se fue donde Helí diciendo: «Aquí estoy, pues me has llamado.» Otra vez Helí contestó: «No te he llamado; hijo mío, anda a acostarte.»       
            7.         Samuel no conocía todavía a Yavé, pues la palabra de Yavé no le había sido dirigida aún.          
            8.         Como Yavé llamara a Samuel por tercera vez y el joven se presentara nuevamente a Helí, éste comprendió que era Yavé quien le llamaba,
            9.         y dijo a Samuel: «Anda a acostarte y si vuelve a llamarte dile: Habla, Yavé, que tu siervo te escucha.» Entonces Samuel se volvió a su habitación y se acostó.          
            10.       Yavé entró y se paró, y llamó como las otras veces: «Samuel, Samuel.» Este respondió: «Habla, Yavé, que tu siervo escucha.»

11.    ¿Qué utilidad tienen para nosotros esas palabras de Samuel respondiendo a Dios:  Habla, Señor, que tu siervo escucha?

Samuel escucha a Dios
Dios habla a Samuel

Cuando nos damos cuenta que Dios nos está llamando, sea a través de una persona, de una lectura, de una predicación, etc., la actitud que El espera de nosotros es que nos pongamos a su disposición.  Es la actitud que nos ayudará a poder seguir a Dios como El nos está pidiendo.   Es la manera de seguirlo para hacer su Voluntad y para tener una relación más profunda con el Señor.

12.    ¿Qué le encomienda Yavé a Samuel?

1 Sam 3:
         11.    Y dijo Yavé a Samuel: «Voy a hacer en Israel una cosa tan tremenda que a todo el que la oiga le zumbarán los oídos.   
         12.    Pues voy a cumplir contra Helí todo cuanto he dicho contra su familia. (*)
         13.    Tú le anunciarás que Yo condeno a su familia para siempre, porque sabía que sus hijos ofendían a Dios y no los ha corregido.

(*)1Sam 2:
            27.       Un hombre de Dios vino a Helí con este mensaje: «Así dice Yavé: Me di a conocer a la familia de Aarón, tu padre, cuando estaban en Egipto al servicio del Faraón,           
            28.       y escogí a tu familia entre todas las tribus de Israel, para que fuesen sacerdotes, subieran a mi altar, quemaran perfume y vistieran el efod en mi presencia, y concedí a la familia de tu padre que viviera de los sacrificios de los israelitas.        
            29.       ¿Por qué este desprecio de mis sacrificios y mis dones, que Yo mandé se ofrecieran en mi Casa? ¿Por qué te has preocupado más de tus hijos que de Mí, dejándolos que engordaran con lo mejor de todas las ofrendas de mi pueblo?        
            30.       Por eso Yavé, Dios de Israel, dice: Yo había prometido que tu familia y la familia de tu padre me servirían como sacerdotes para siempre. Pero ahora, lejos de Mí tal cosa; porque a los que me honran, Yo los honro, pero a los que me desprecian, Yo los desprecio.  
            31.       Mira que vienen días en que te derribaré a ti y a tu familia. Ya no habrá ancianos en tu familia.             32.       Verán a sus rivales bendiciendo a Israel desde el Templo, y ellos no llegarán a ancianos.          
            33.       Los dejaré cerca del altar para que se llenen de envidia, pero todos morirán antes de tiempo.
            34.       Te servirá de señal lo que va a pasar a tus dos hijos Jofni y Finjas: en el mismo día morirán los dos.       
            35.       Yo me elegiré un sacerdote fiel que obre según mi corazón y mis deseos, le daré una descendencia sólida y duradera y caminará siempre en presencia del rey que Yo me haya elegido.

13.    ¿Cómo les parece lo que Dios encomendó al joven Samuel?

Debe haber sido muy difícil para Samuel, que dependía de Helí y había sido formado por él, comunicarle tan desagradable noticia.  Pero Samuel obedeció a Dios, sin reparar en el desagrado y en las consecuencias de este anuncio.

14.    ¿Qué enseñanza podemos obtener del trato de los padres a los hijos en cuanto a la corrección de sus faltas? 

Dios exige que los padres corrijan a sus hijos y que éstos acepten las correcciones.  Eso es parte del Cuarto Mandamiento:  Honrar padre y madre.

A veces pensamos que el consentimiento y la permisividad son muestras de amor.  ¡Falso!  Quien ama corrige.  Dios nos ama infinitamente ... y nos corrige.

No usar la corrección es no amar al hijo; el que lo ama, no demora en corregirlo. (Prov 13, 24)

Yo reprendo y castigo a los que amo.  ¡Vamos! Anímate y conviértete. (Ap 3, 19)

Las consecuencias de dejar que las actuaciones equivocadas sigan sucediendo pueden ser muy graves y hasta suelen presentarse secuelas más adelante en el tiempo.  Uno no se imagina las consecuencias a distancia y hasta en las generaciones futuras que puede tener la permisividad hacia los hijos que Dios nos encomienda para que los hagamos verdaderos hijos suyos.

15.    ¿Qué hace Samuel ante la misión tan difícil que Dios le ha encomendado?

Samuel no se atrevía a contarle a Helí lo que había presenciado, pero Helí lo llamó y le dijo:  “Samuel, hijo mío, ¿qué es lo que te ha dicho Yavé?  ¡No me ocultes nada!  Que Dios te castigue si me ocultas algo de lo que te ha dicho”.  Entonces Samuel le dijo todo, sin ocultarle nada.  Dijo Helí:  “El es Yavé, que haga lo que le parezca” (1ª Sam 3, 15b-18).

Samuel l dice a Helí
Samuel le dice a Helí lo que Dios le encomendó

16.       ¿Cómo muestra la Biblia que Dios sigue formando a Samuel como profeta?

Samuel creció y Yavé estaba con él.  Y todo lo que Yavé le decía se cumplía. (1ª Sam 3, 19)

Todo el pueblo supo que Samuel había dado pruebas de que era profeta de Yavé... Yavé continuó manifestándose en Silo, donde se comunicaba con Samuel. ( 1ª Sam 3, 20a y 21)

Y el Catecismo de la Iglesia Católica (#2578) nos dice esto de Samuel:   “El niño Samuel aprendió de su madre Ana  cómo ‘estar ante el Señor’ (1ª Sam 1, 9-18)  y de Helí cómo escuchar su palabra:  ‘Habla Señor que tu siervo escucha’ (1ª Sam 3, 9-10)”.

17.    ¿Qué nos indica este comentario del Catecismo sobre la educación religiosa?

Nos muestra la importancia de la educación en el hogar y educación por parte de la Iglesia (Parroquia, Colegios, etc).  Hay que catequizar en el hogar y en la Iglesia:  así se forman verdaderos hijos de Dios.  Cada sector, familia y escuela, deben hacer su parte y Dios suplirá lo que falta y dará los frutos.

Leer Resumen Bíblico: 
VOCACION DE SAMUEL

18.    ¿Qué consecuencias tuvieron los pecados de los hijos de Helí y la permisividad de Helí ante tan graves pecados?

Mueren los hijos de Helí y muere también Helí.  Pero lo peor fue lo que sucedió con el Arca de la Alianza:  Helí quedó horrorizado de que los Filisteos se adueñaran del Arca de la Alianza, y muere al caer para atrás en  el momento que le dan esas noticias.

19.    En Cap 4, 5 y 6 de 1ª Sam la historia enfoca al Arca de la Alianza.

Los Filisteos, enemigos de Israel, estaban en lo que es hoy el estrecho de Gaza.  Recordemos a Sansón que no liquidó a los Filisteos, por su afición a las mujeres filisteas.  Y ahora los Filisteos comienzan a combatir a Israel y van venciendo a los israelitas.

Los filisteos tenían una ventaja sobre Israel:  eran herreros y trabajaban los metales, mientras que los israelitas tenían que ir a los Filisteos para afilar sus implementos (1ª Sam 13, 19-20).

En 1ª Sam 4, 10 los Filisteos atrapan y se adueñan del Arca.  Mueren muchos soldados israelitas en la batalla.  Aquí es donde mueren los dos hijos de Helí.

El Arca de la Alianza robada por Filisteos
El Arca de la Alianza es robada por los Filisteos

Un hombre que escapó del frente de batalla llegó el mismo día a Silo buscando a Helí, a quien informó así: 

Israel huyó delante de los filisteos.  El pueblo ha sufrido una gran derrota, también han muerto tus hijos Jofni y Finjas, y el Arca de Dios ha sido capturada.  Apenas el hombre nombró el Arca de Dios, Helí cayó de su silla hacia atrás junto a la puerta, se rompió la nuca y murió, pues era viejo y pesado.  Hacía 40 años que mandaba en Israel (1ª Sam 4, 17-18).

20.    ¿Por qué los Filisteos se adueñan del Arca?

Conociendo los milagros que Dios hizo con el Arca (el paso del Jordán y la caída de Jericó), creyeron que teniéndola en sus manos ésta podría ayudarles a obtener unas cuantas victorias.

Pero cuando los Filisteos atraparon el Arca, les cayeron toda clase de males.  Se les ocurrió poner el Arca en el templo de Dagón, uno de sus ídolos, y la estatua de Dagón quedó dañada:  primero se cayó.  La colocaron de nuevo y la segunda vez quedó sin brazos ni piernas, rostro en tierra ante el Arca (???!!!).


La estatua del idolo de los filisteos
se cae en presencia del Arca y se rompe

Entonces los Filisteos decidieron enviar el Arca a diferentes ciudades, pero se originaban plagas horribles contra los habitantes de esas ciudades.  Así que al cabo de 7 meses decidieron devolver el Arca a los Israelitas.

21.      ¿Dónde instalaron el Arca los Israelitas?

El Arca quedó instalada en Caritiarim, (1ª Sam 7, 2) que es una pequeña ciudad en las afueras de Jerusalén.

Como cosa significativa, en esta pequeña ciudad existe hoy una inmensa Iglesia Católica, llamada el Arca de la Alianza, con una gran estatua de la Santísima Virgen María, significando que allí estuvo el Arca en este tiempo y que María es el Arca de la Nueva Alianza.

Leer Resumen Bíblico: 
SAMUEL EL ULTIMO DE LOS JUECES

22.    ¿Qué problema tenían los Israelitas y qué les dice Samuel al respecto?

Israel estaba siendo superada por sus enemigos. Samuel se dirigió al pueblo diciéndoles:  “Si ustedes vuelven a Yavé con sinceridad y quitan de en medio de ustedes los dioses extranjeros ... si permanecen fieles a Yavé sirviéndole sólo a El, entonces Yavé los librará de los Filisteos.”  Los israelitas, pues, expulsaron los baales y las astartés y se pusieron a servir sólo a Yavé.  (1ª Sam 7, 3-4) 

Ayunaron ... y dijeron:  “Hemos pecado contra Yavé”  Y fue Samuel quien dirigió esta asamblea de los israelitas” (1ª Sam 7, 6).

En el mismo momento en que Samuel ofrecía el sacrificio, los filisteos relanzaron el ataque contra Israel.  Pero la voz de Yavé resonó como un trueno en medio de los filisteos, cundió el pánico entre ellos y fueron vencidos por los hombres de Israel (1ª Sam 7, 10). 

23.    Los Israelitas creían que les bastaba con tener el Arca de la Alianza.  Pero no era así.  ¿Por qué?

Porque las Tablas de la Ley que constituían la Alianza con Yavé estaban dentro del Arca.  Pero no estaban en su corazón, pues estaban adorando dioses falsos.

Por eso Samuel los llama al arrepentimiento.  Y al arrepentirse, Dios los rescató de sus enemigos.

24.    ¿En qué nos parecemos algunos Católicos a los Israelitas con respecto a la protección que les daba el Arca de la Alianza?  ¿Qué pensar de católicos que creen que por llevar un escapulario o ponerse la ceniza en la frente o buscar palmas benditas ya eso basta para llegar a Dios?

Muy peligrosa esa actitud, pues ningún sacramental –como son los escapularios, la ceniza y las palmas benditas- ... ni siquiera los Sacramentos –si éstos no son recibidos con las debidas disposiciones- pueden ayudarnos si nosotros mismos no dejamos el pecado.

25.       ¿Qué sucede después del regreso del Arca y del arrepentimiento de los Israelitas?

Después de esta derrota, los filisteos no se atrevieron a invadir más el territorio de Israel.  Así la mano de Yavé se hizo sentir contra los filisteos mientras vivió Samuel (1ª Sam 7,13).

26.    En el Capítulo 8, todo cambia.  Es un capítulo determinante:  Israel pide un rey.

Cuando estaban en las llanuras de Moab, antes de cruzar el Jordán y entrar a la Tierra Prometida, Moisés en Dt. 17, 14-15 predijo que Israel tal vez iba a desear tener un rey y dispuso las características que éste debía tener.  

27.    Pero … ¿qué problema hay con pedir un rey?

Si la razón fuera buena, no habría problema.  Pero si la idea es tener un rey como el resto de los pueblos circunvecinos, esta petición puede ser problemática.

Se reunieron, pues los jefes de Israel fueron a Ramá, donde estaba Samuel y le dijeron:  “Tú ya estás viejo y tus hijos no siguen tus ejemplos(*).  Pues bien, danos un rey para que nos gobierne como hacen los reyes en todos los países”. (1ª Sam 8, 4-5)

(*)       No fueron igual que su padre.  Buscaban el dinero, aceptaban regalos y violaban la justicia. (1ª Sam 1-3)

28.    ¿Cuál es la posición de Samuel con respecto de un rey para Israel? 

Samuel, que tiene un corazón para el Señor, sabiendo que el Rey era Dios, no le gustó nada la petición de un rey e invocó a Yavé (1ª Sam 8, 6).

Y Yavé dijo a Samuel:  “Dale a tu pueblo lo que te pide.  Pues no te rechazan a ti, sino que es a Mí a quien han rechazado para que no reine sobre ellos.  Te tratan a ti como me han tratado a mí desde el día en que los saqué de Egipto hasta hoy.  Pues sabes cómo me abandonaron para ir tras otros dioses.  Escucha, sin embargo, su petición y les dirás cuáles son los derechos del rey que los va a gobernar” (1 Sam 8, 6b a 9).

29.    ¿Qué está pasando aquí?

Samuel está escandalizado de lo que están pidiendo.  Pero Dios sabe que no están listos aún para aceptarlo a El como su Rey.  Entonces les va a dar un rey terrenal.

Van a tener problemas, pero les da lo que ellos quieren.  Sin embargo, al final Dios obtendrá lo que El quiere, porque unos mil años después de esto El vendrá a la tierra como un Niño y será el Rey de Reyes y el Señor de los Señores, y toda rodilla se doblará ante El y toda lengua proclamará que El es Señor.  Y cuando sea crucificado veremos lo que hicimos con nuestro Rey, porque en la cruz estaba escrito:  Jesús, Rey de los Judíos.  Tuvo que dar su vida para ser nuestro Rey.

30.    ¿Qué advertencias les da Samuel con respecto al rey que piden?

1º.     Les advierte cómo va a ser ese rey:   Miren lo que les va a exigir su rey:  le tomará sus hijos y los destinará a sus carros de guerra y a sus caballos ... los hará labrar y cosechar sus tierras; los hará fabricar sus armas ... les tomará sus hijas para peluqueras, cocineras y panaderas.  A ustedes les tomará sus campos, sus viñas y sus mejores olivares y se los dará a sus oficiales.  Les tomará la décima parte de sus sembrados y de sus viñas para sus funcionarios y servidores.  A ustedes les sacará la décima parte de sus rebaños y ustedes mismos serán sus esclavos. (1 Sam 8, 11-17) 

2º.     Les advierte que Yavé no les responderá:   Ese día se lamentarán del rey que hayan elegido, pero Yavé ya no les responderá. (1 Sam 8, 18) 

31.    Y ¿qué respondieron los israelitas ante estas advertencias?

La respuesta resulta insólita a la luz de todas estas terribles advertencias:

El pueblo no quiso escuchar a Samuel y dijo:  ¡No! Tendremos un rey y nosotros seremos también como los demás pueblos (1ª Sam 8, 19).

32.    ¿Qué hizo Dios?

Y Yavé dijo a Samuel:  “Hazles caso y dales un rey”. (1ª Sam 8, 21b)  

Y fue escogido el primer Rey:  Saúl. 

Yavé le había hecho saber a Samuel que le enviaría un hombre de la tribu de Benjamín, para que lo ungiera como jefe de mi pueblo, Israel, y él lo librará de la mano de los filisteos, porque he visto la aflicción de mi pueblo y su clamor ha llegado a Mí.  (1 Sam 9, 18b)

Cuando Samuel vio a Saúl, Yavé le indicó:  “Este es el hombre del que te he hablado:  él gobernará a mi pueblo” (1ª Sam 9, 17).

33.    ¿Cómo era Saúl físicamente?

Saúl era joven y de bella presencia, además de que sobrepasaba a todo el mundo en estatura (1ª Sam 9, 2). 


Samuel y Saúl

34.    ¿Cómo preparó Dios a Saúl?

Samuel lo unge como rey:  Samuel derramó el aceite sobre la cabeza de Saúl y lo besó diciendo:  Yavé es quien te ha ungido como jefe de Israel.  Tú dirigirás al pueblo de Yavé y lo librarás de los enemigos que lo rodean (1 Sam 10, 1).

Luego le anuncia una serie de cosas que le sucederán, entre ellas:

Te encontrarás con un grupo de profetas, precedidos por un coro con arpas, tambores, flautas y cítaras.  Estarán en trance, como ocurre a los profetas.  Entonces te tomará el espíritu de Yavé, entrarás en trance como ellos y serás cambiado en otro hombre.  Cuando te hayan sucedido todas estas cosas, haz lo que quieras, porque Dios está contigo (1ª Sam 10, 5).

Después Samuel le dio estas precisas instrucciones, muy importantes de recordar, debido a lo que sucederá más adelante: 

Baja, pues, delante de mí a Guilgal y yo iré a juntarme contigo para ofrecer víctimas y sacrificios a Yavé.  Esperarás siete días, hasta que yo venga a ti  y te diga lo que debes hacer” (1 Sam 10, 8). 

Leer Resumen Bíblico:  
SAUL, PRIMER REY DE ISRAEL

35.    Siendo Rey, ¿cuál fue la función de Saúl con los Israelitas?

Derrotar a los enemigos de Israel y unificar al pueblo, como cuando estaban bajo la dirección de Josué.  Esa función la cumplió.

36.    Pero ... ¿cuál fue el pecado de Saúl?   ¿Por qué fue rechazado por Dios?

Antes de una batalla, en un momento en que estaban en peligro los israelitas, la gente empezó a huir y todo el pueblo temblaba de temor.  Saúl esperó siete días conforme al plazo que Samuel le había fijado para encontrarse con él, pero Samuel no llegó cuando Saúl creía que debía llegar.  Saúl no esperó, como le había indicado el Profeta-Sacerdote y se abrogó las funciones del Sumo Sacerdote:  ofreció él mismo el sacrificio.

Acabando de celebrar el sacrificio, llegó Samuel, quien al darse cuenta de lo ocurrido le dijo a Saúl:

“¿Qué has hecho?  Y Saúl respondió:  “Yo vi que el ejército se dispersaba y que los filisteos se concentraban y tú no llegabas.  Entonces me dije:  ‘Justamente me van a atacar los filisteos cuando todavía no he suplicado a Yavé’.  En vista de eso, me vi obligado a ofrecer el sacrificio” (1ª Sam 13, 11-12).

37.    ¿Cuál fue el error de Saúl?

No supo esperar el momento del Señor.  No fue totalmente obediente al Señor.  No supo seguir al pie de la letra la instrucción de Yavé a través de Samuel, a pesar de todas las pruebas que había tenido de la palabra de Dios a través de su profeta.

Saúl tiene un problema con la confianza en Dios, por eso cometió un error y un pecado. 

38.    ¿Qué hizo Samuel al darse cuenta de esta grave falta?

Samuel dijo a Saúl:  “Has obrado como un tonto.  Si hubieras cumplido la orden que Yavé tu Dios te había dado, entonces Yavé habría asegurado tu reinado (para siempre) sobre Israel.  Pero ahora tu reino no se mantendrá.  Yavé se ha buscado un hombre a su gusto para hacerlo rey de su pueblo, ya que tú no has cumplido lo que El te había ordenado”. (1ª Sam 13, 13)

39.    Pero Saúl comete otro pecado más:  Leer título de 1ª Sam 15:  Saúl no cumple las órdenes de Dios respecto a Amalec.

¿Cuáles eran esas órdenes y qué hizo Saúl?

La ley del anatema:  eliminar todo, inclusive al rey de los amalecitas.

Pero ... Saúl tomó vivo a Agag, rey de los amalecitas, pero pasó a cuchillo a todo el pueblo.  Saúl y su gente dejaron con vida a Agag y lo mejor de sus rebaños y ganados, vacunos y corderos gordos; en una palabra, no quisieron condenar a la destrucción nada de lo bueno que había.  En cambio sacrificaron lo que no servía o que era sin valor (1 Sam 15, 8-9).

40.       ¿Recuerdan un pecado similar cuando estaban en la conquista de la Tierra Prometida, cuando después de la toma de Jericó, no pueden conquistar una población pequeña llamada Hay?  ¿Por qué no pudieron lograr esto y hasta tuvieron unas bajas entre los soldados?

Porque hubo uno que no cumplió la Ley del Anatema:  destruir todo sin excepción.  Esto es lo mismo que acaba de hacer Saúl:  conservó algunas cosas para sí.

41.    ¿Qué hace Yavé?

Descarta a Saúl como rey.  Dice a Samuel:  Me arrepiento de haber hecho rey a Saúl, porque se ha apartado de mí y no ha cumplido mis órdenes. (1 Sam 15, 10).

42.    ¿Qué hace Samuel?

Reprende a Saúl:

Samuel dijo a Saúl: Yavé te envió al combate con esta misión:   “Anda y acaba con todos esos pecadores, los amalecitas, hazles la guerra hasta que no quede ninguno.  ¿Por qué, entonces, desobedeciste a Yavé?  ¿Por qué te has abalanzado sobre el botín y has hecho lo que no le gusta a Yavé? (1 Sam 15, 16-19)

43.    ¿Cuál es la respuesta de Saúl?

Se excusa, no se arrepiente, no reconoce su pecado.

Saúl respondió a Samuel:  “Yo hice lo que me ordenó:  traje prisionero a Agag, rey de Amalec y condené a muerte a todos los amalecitas.  pero del botín, el pueblo ha tomado las ovejas y vacas, lo mejor, para sacrificarlo a Yavé en Guilgal”. (1ª Sam 15, 20-21)

44.    ¿Cuál es la respuesta de Samuel?

Entonces Samuel dijo:  A Yavé no le agradan los holocaustos y los sacrificios, sino que se escuche su voz.  La obediencia vale más que los sacrificios; la docilidad tiene más precio que la grasa de corderos; la rebeldía es tan grave como el pecado de los adivinos; tener el corazón porfiado es como guardar ídolos.  Puesto que tú has descartado la orden de Yavé, El te ha descartado como rey”. (1ª Sam 15, 22-23)

45.    ¿Qué significa esto de la obediencia y los sacrificios?

Nuestros sacrificios son aceptados por Dios cuando éstos parten de una conciencia recta.  Sin embargo, cuando uno entrega alguna ofrenda a Dios o una ayuda caritativa a alguien, uno da algo que le pertenece.  Sin embargo, cuando uno obedece a Dios, uno está dando la más grande de sus posesiones:  su propia voluntad, su libertad.

46.    ¿Qué enseñanza podemos sacar de este episodio?

A Dios hay que obedecerlo en todo, sin apartarse de ninguna de sus órdenes.  La obediencia es de suma importancia.

Saúl no sólo fue desobediente, sino que tampoco se arrepintió de veras.  Buscó una excusa muy bien elaborada pretendiendo mostrar buenas intenciones al reservarse el botín de guerra.  Esto no es arrepentimiento.

Veamos la verdadera razón de la conducta de Saúl: 

Saúl dijo a Samuel:  He pecado, desobedeciendo la orden de Yavé y tus mandatos, porque tuve miedo al pueblo y lo escuché”. (1 Sam 15, 24)

47.    Y ¿cuál es la respuesta final de Saúl ante su pecado?

Samuel reprende a Saúl
"Hoy Yavé te ha arrancado el reino de Israel
y se lo ha dado a otro mejor que tú
"

Ahora, pues, perdona mi pecado, por favor y ven conmigo a adorar a Yavé.  Como Samuel se daba vuelta para marcharse, Saúl lo tomó del extremo del manto, que se arrancó. Entonces Samuel declaró:  “Hoy Yavé te ha arrancado el reino de Israel y se lo ha dado a otro mejor que tú”  (1 Sam 15, 25).

Dice que se arrepiente, pero veamos lo que termina diciendo Saúl a Samuel.

Dijo Saúl:  “He pecado, pero con todo, te ruego que me honres ahora delante de los ancianos de mi pueblo y delante de Israel y vengas conmigo para que adoremos a Yavé”.  (1 Sam 15, 30)

48.    ¿Hay verdadero arrepentimiento? 

Realmente no.  Lo que está pidiendo es que se olviden de su pecado y que todo continúe igual.  En la próxima lección compararemos esta actitud de Saúl con el pecado del Rey David.  

49.    ¿Qué enseñanzas podemos sacar de las actitudes de Saúl?

.       A Dios hay que obedecerlo completamente:  todos sus mandatos.

.       No podemos tomar la cosas por nuestras manos cuando hay órdenes y funciones precisas (ofrecer él mismo el sacrificio).

.       El fin no justifica los medios:  guardar el botín para ofrecerlo a Yavé. 

.        No se puede seguir a otros cuando hay que seguir a Dios (tuve miedo al pueblo y lo escuché). 

.        La cobardía indica falta de confianza en Dios.  Los cobardes pueden terminar mal. (Ap 21, 8).

50.    Samuel no vio más a Saúl hasta el día de su muerte.  Y lloraba por él, porque Yavé se había arrepentido de haberlo hecho rey de Israel. (1ª Sam 15, 34

¿Quién gobierna, entonces?

Saúl sigue siendo el rey actuante, pero Samuel sabe que tiene que ungir a otro rey que lo sucederá.  Y la mano de Dios ya no está con Saúl.

51.    ¿Qué hace Samuel en este momento?

Yavé dijo a Samuel ... “¿hasta cuándo vas a estar llorando por él (Saúl) .. quiero que vayas a casa de Jesé en Belén, porque he elegido a uno de sus hijos para ser mi rey” (1ª Sam 16, 1b). 


Samuel llora por Saúl

Samuel tiene miedo de ungir a otro rey, siendo Saúl rey aún.  Pero Yavé le dice:  “Lleva una ternera e irás como para ofrecer un sacrificio.  Invita a Jesé al sacrificio y te indicaré lo que tienes que hacer y me ungirás al que Yo te ordene” (1ª Sam 16, 1, 2-3).

Al ver a los hijos de Jesé, pensó que el escogido sería el mayor, que era alto y de buena presencia.   Pero Yavé dijo a Samuel:  “No mires su apariencia ni su gran estatura, porque lo he descartado.  Pues el hombre mira las apariencias, pero Yavé mira el corazón” (1ª Sam 16, 7).

Jesé le presentó a siete de sus hijos, pero a ninguno eligió Yavé.  (???!!!). 

52.    ¿Qué sucede?  ¿No era un hijo de Jesé el escogido para rey? 

Sucede que faltaba el menor de todos, muy jovencito aún, que estaba cuidando las ovejas.


David pastorea ovejas y toca el arpa

Al llegar el niño David, rubio, de lindos ojos y buena presencia,  Yavé dijo:  “Levántate y conságralo con aceite, porque es éste” (1ª Sam 16, 12).

53.    ¿Qué nos muestra el hecho de que el escogido, el niño David, era el menor, el menos importante, el que ni siquiera estaba presente cuando Samuel llegó?

No hay que estar en los primeros lugares, conocido de todos, aparecer en la televisión o estar en Internet, para que Dios consiga a alguno de sus elegidos.  Cuando Dios va a escoger a alguien para una misión, lo encuentra así esté en el anonimato total y haciendo una labor de poca importancia.  Es más:  suele escoger a los sencillos, porque Yavé mira el corazón.

David estaba simplemente cumpliendo su deber:  pastoreando las ovejas.

Dios se fijó en el joven humilde, piadoso, sencillo, puro, firme que era David.  Lo que vale a los ojos de Dios son las virtudes del corazón, no las apariencias.

David debe haber sido un orante, un contemplativo, pues algunos de los Salmos por él compuestos hablan de las bellezas de la creación, de los atributos de Dios, de las estrellas del cielo y las flores de los campos, el canto de las aves.

54.    ¿Qué hace Samuel, entonces?

Tomó Samuel el cuerno de aceite y lo ungió en medio de sus hermanos.  Y el Espíritu de Yavé permaneció sobre David desde aquel día (1ª Sam 16, 13)


Samuel unge a David

55.     A todas éstas… ¿qué está sucediendo con Saúl, quien sigue siendo rey actuante?

El espíritu de Yavé se había apartado de Saúl y un espíritu malo mandado por Yavé lo atormentaba. (1ª Sam 16, 14)

56.    ¿Por qué lo atormentaba un espíritu malo?

Al apartarse uno de Dios, los espíritus malignos pueden molestar mucho.  Un espíritu malo mandado por Yavé significa que como Saúl ya se había apartado de Yavé, un espíritu malo entonces tenía poder sobre él, pues Dios ya no estaba con él. 

57.    ¿Qué hacen con Saúl, entonces?

Tuvieron que buscar a alguien que tocara música para aliviarlo de estos tormentos.Y ¿a quién le buscan?

Nada menos que a David.  Llegó David donde Saúl y se quedó a su servicio.  Este le tomó mucho cariño y lo hizo su escudero (1ª Sam 16, 21-22a).

Cuando el espíritu atormentaba a Saúl, David tocaba la cítara y Saúl encontraba calma y bienestar, y el espíritu malo se apartaba de él. (1ª Sam 16, 23)


David toca para Saúl

58.    ¿Por qué el espíritu malo se apartaba de Saúl cuando David cantaba y tocaba la cítara?

David acompañado de su cítara cantaba para el rey los Salmos compuestos por él mismo.  Los Salmos, muchos atribuidos a David, son cantos inspirados por el Espíritu Santo.  Como Saúl aún no se había entregado del todo al espíritu maligno, la música y la letra inspirada lo podían aliviar y consolar. 

59.    ¿Qué podemos observar en este llamado a David para venir a apaciguar al rey con su música?

La manera como Dios prepara a sus elegidos.  Los va preparando desde antes:  a David le da talento musical especial.  Saúl ni se imaginaba que David pudiera ser su sucesor.  David era un joven de unos 20 años en este momento y allí en la corte del rey fue aprendiendo el arte de gobernar y los deberes del rey.  Así Dios lo fue preparando para la misión de ser Rey de Israel.

60.       ¿Qué promesa está cumpliendo Yavé sobre la escogencia de David, quien es de la tribu de Judá?

Cuando Jacob antes de morir se despidió de sus hijos, pasó la bendición a su cuarto hijo, Judá.  En ese momento anunció que el cetro quedaría en Judá hasta la venida del Mesías. (Gn 49, 8-10)

Leer Resumen Bíblico: 
DAVID Y GOLIAT

61.    ¿Cómo surge el enfrentamiento con Goliat?

Goliat, quien medía 6 codos (3 metros) retó a Israel a un duelo personal:  él contra el mejor de los israelitas.  Así amenazaba: 

Si es más fuerte que yo y me mata, nosotros seremos sus esclavos, pero si yo soy más fuerte y lo mato, entonces ustedes serán nuestros esclavos y nos servirán... Al oír esto, Saúl y todo Israel quedaron asombrados y asustados (1ª Sam 17, 4 y 9-11).

Mientras tanto, David, que no estaba todo el tiempo en el campamento de Saúl, llega de casa de Jesé al sitio donde, todos asustados, estaban decidiendo qué hacer con el reto de Goliat.

Saúl era el hombre más alto de Israel y era el Rey, pero no se atrevía a enfrentar a Goliat, porque no tenía confianza en Dios.

David llega con comida que mandaba Jesé para sus hijos que estaban en el frente de batalla con Saúl.  Y el muchacho empieza a preguntar qué está sucediendo.  Sus hermanos critican a David como si fuera un curioso que viene a ver la batalla.

David respondió: “¿Pero qué he hecho yo:  uno no puede hablar?” (1ª Sam 17, 29). 

Saúl, entonces, manda a llamar a David.  David no se arredra ante el gigante filisteo y se ofrece para enfrentarlo, asegurando que obtendrá la victoria, pues Yavé lo librará de Goliat.

David dijo a Saúl:  “No hay por qué tenerle miedo a ése!  Yo, tu servidor iré a pelear con ese filisteo ... Cuando estaba guardando el rebaño de mi padre y venía un león o un oso y se llevaba una oveja del rebaño, yo lo perseguía y lo golpeaba y se la arrancaba.  Y si se volvía contra mí, lo tomaba por la quijada y lo golpeaba hasta matarlo.  Yo he matado leones y osos; lo mismo haré con este filisteo que ha insultado a los ejércitos del Dios vivo.  Yavé que me ha librado de las garras del león y del oso, me librará de las manos de este filisteo”. (1ª Sam 17, 32-36)

Suspenso. 

Un jovencito indefenso enfrentado a un gigante agresivo. ¿Qué sucederá?

Goliat, no sólo era un gigante, sino que estaba protegido desde la cabeza hasta los pies, era imposible atravesarlo con una flecha (1ª Sam 17, 4-7)

62.    ¿Cómo podrá vencerlo David?

David tomó su cayado, escogió en el río cinco piedras lisas y las colocó en su bolsa de pastor.  Luego avanzó hacia el filisteo con la honda en la mano. (1ª Sam 17, 40) 

Goliat gritaba amenazante:  ¡Que mis dioses te maldigan! ¡Ven a atacarme para poder así tirar tu cuerpo a las aves de rapiña y a las fieras salvajes! (1ª Sam 17, 44).

David le respondió:  “Tú vienes a pelear conmigo armado de jabalina, lanza y espada; yo, en cambio, te ataco en nombre de Yavé, el Dios de los Ejércitos de Israel, a quien tú has desafiado” (1ª Sam 17, 45). Cuando el filisteo se lanzó contra David, éste metió rápidamente su mano en la bolsa, sacó la piedra y se la tiró con la honda.  La piedra alcanzó al filisteo, hundiéndosele la frente.  Este cayó de bruces al suelo.  David, entonces, corrió y se puso de pie encima de su cuerpo, tomó la espada de Goliat y lo remató cortándole la cabeza.  Los filisteos, al ver muerto a su campeón, huyeron.  Pero el ejército de Israel y de Judá los persiguieron y los vencieron.  (1ª Sam 17, 48-52)

David mata a Goliat
David mata a Goliat

63.    ¿Qué sucedió, entonces, con David?    

David, por supuesto, se hizo muy famoso, especialmente entre las mujeres, quienes cantaban:  Saúl mató a mil y David a diez mil (1ª Sam 18, 7). 

64.    Y ¿qué sucede entonces a Saúl?

Este se puso muy celoso y decía:  lo único que le falta es el reino.  A partir de ese día Saúl miró a David con malos ojos (1ª Sam 18, 8c).

Saúl se había hecho orgulloso y había desobedecido a Dios.  En su orgullo no podía soportar que David fuera más popular que él.

Pero Saúl debía estar agradecidísimo a David, pues fue el que se atrevió a enfrentar a Goliat, con la ayuda de Dios, pero más bien se lo comía la envidia.

65.    Y ¿al dar paso a estos pensamientos malignos de envidia qué se atreve a hacer?

Al día siguiente lo volvió a atormentar el espíritu malo y mientras David tocaba la cítara para él, trató de clavar a David en la pared con su espada, pero David esquivó el golpe dos veces.  Ahora está David huyendo de Saúl  (!!!???).

Saúl ataca a David

Ojo con la envidia.  Debido a que alababan a David más que a él, Saúl dejó que la envidia tomara posesión de él.  Y así llega –como otros en esta historia- al asesinato, aunque Dios no permitió que matara a David.

Hablando en términos coloquiales:  si le permitimos al demonio tener un dedo, querrá y podrá tomar toda la mano y todo el brazo; se adueñará de nuestra alma.

Saúl comunicó a su hijo Jonatán y a todos sus servidores su decisión de dar muerte a David, pero Jonatán, que quería mucho a David se lo fue a decir a éste (1ª Sam 19, 1).

Jonatán no sólo informó a David de las intenciones de su padre, sino que convenció a su padre que David no le había hecho sino grandes servicios y ningún daño, por lo que no debía matarlo.  Además ayudaba a David a esconderse de Saúl.

66.    ¿Qué pensar de Jonatán?  ¿Quién hubiera sido Jonatán si David no hubiera sido escogido por Dios para sustituir a Saúl?

Jonatán era el heredero del trono de Israel.  El sabía que no iba a suceder a su padre.  Podría haber estado celoso y envidioso de David, pero Jonatán era magnánimo y respetuoso de la voluntad de Dios.

67.    ¿Qué hacía David en esta etapa en que Saúl lo perseguía?

David perdonó la vida de Saúl dos veces, pero le hizo saber que hubiera podido matarlo, y decía a sus hombres: “No puedo poner la mano sobre el ungido de Yavé”. (1ª Sam 24, 7b) 

Sin que Saúl se diera cuenta en una oportunidad estuvo muy cerca de Saúl y cortó un trozo de su manto y luego le gritó de lejos:  Mira, padre mío, mira, en mi mano tengo la punta de tu manto; si yo pude cortarla y no te di muerte, es porque en mí no hay  ni mala intención ni rebeldía... Dios hará justicia, pero yo no te levantaré la mano (1ª Sam 24, 12).

En otra oportunidad estuvo al lado de Saúl quien dormía y le quitó su lanza.  Luego se la mostró desde lejos, para que supiera que había perdonado su vida una segunda vez.


David le quita la lanza a Saúl

68.    Muerte de Samuel

Murió Samuel y todo Israel se reunió para llorarlo. Fue enterrado en su tierra de Ramá.  (1 Sam 25, 1)

También mueren Saúl y sus hijos en el cerro Gelboé.  Saúl queda mal herido y ruega a su escudero que lo mate, pero éste no lo hace.  Entonces Saúl se lanza sobre su propia espada. (1ª Sam 31 ,4-5)

69.    ¿Cuál fue el proceso del alma de Saúl?

Saúl comenzó teniendo ansiedad, paranoia, depresión, ataduras emocionales causadas por el pecado.  Pero no quedó allí la cosa, sino que terminó siendo presa de pasiones malignas:  envidia, odio, homicidio, desesperación y suicidio.

70.    ¿Podía Saúl mandarse a matar o quitarse la vida?

Absolutamente no.  Sólo Dios da la vida y la quita.  Saúl pecó de orgullo  (1ª Sam 31, 4:  no sea que esos infieles lleguen a burlarse de mí) y pecó contra el 5º Mandamiento (No matar)Fue como una especie de auto-eutanasia, para no quedar sufriendo mal herido.  Todo esto está estrictamente prohibido por la Ley de Dios.

Así vemos cómo un pecado de envidia, al no arrepentirse y corregirse, puede causar una cadena de pecados y llevar a un final tan desgraciado.

71.    ¿Cómo reacciona David con la muerte de Saúl y Jonatán?

Eso lo veremos en la próxima lección al comenzar el Segundo Libro de Samuel.

72.    ¿Qué ejemplos de virtud nos da David en esta etapa de su vida?

Humildad:  se mantuvo humilde a pesar de las alabanzas que le hacían.  Tampoco hizo alarde de su condición de rey ungido, que lo fue por cierto tiempo.

Magnanimidad:  No mantenía rencor contra el malagradecido e injusto Saúl.  Nunca se le sublevó (a pesar de ser él rey ungido) y siempre lo honró como su Señor y su Rey.  Lo perdonó.  No se vengó de ninguna manera, ni devolvió mal por mal.  Lloró la muerte terrible de Saúl. 

Amor a los enemigos:  Es un precursor del mandamiento que nos da Jesús posteriormente en el Sermón de la Montaña, pues Saúl era su enemigo que buscaba matarlo. 

73.    ¿Qué libros complementarios tenemos en esta primera etapa de la dinastía real?

Los Salmos.  Muchos, la mayoría, son atribuidos a David.  Algunos hablan de cuando David huía de Saúl y de esta etapa de su vida:  Salmos 59, 56, 34, 142, 63, 52, 54, 57, y 7.   Pero hay muchos otros Salmos de David.  Estos dos que usaremos como oración han sido atribuidos a él también.

ORACION

Del Salmo 145:

Te ensalzaré, Dios mío, mi Rey,
alabaré tu nombre por siempre.

El Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad.
El Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus creaturas.

El Señor sostiene a los que van a caer,
endereza a los que ya se doblan.
Abres Tú la mano
Y sacias de favores a todo viviente.

El Señor es justo en todos sus caminos,
es bondadoso en todas sus acciones.
Cerca está el Señor
de los que lo invocan,

de los que lo invocan sinceramente.

Del Salmo 23:

El Señor es mi Pastor,
nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas.

Aunque camine por cañadas oscuras, nada temo,
 porque Tú vas conmigo;
tu vara y tu cayado me sosiegan.

Tu bondad y tu misericordia
me acompañan

todos los días de mi vida,
Y habitaré en la casa del Señor
Por años sin término.

Siguiente:

Lección # 12
El Reino II
David y Salomón

buenanueva.net
imprimir
top
homilia.org