Resumen Bíblico

JOSUÉ

En tiempos de Moisés los israelitas habían conquistado la mayor parte de las ciudades situadas al este del Jordán.

La fama del poderoso Dios que los guiaba había pasado hasta la otra orilla del río.

Josué envió dos espías para que examinaran las defensas de Jericó y trajeran informes de su comarca. Después de vadear el río y entrar en la ciudad se hospedaron en la posada de una mujer llamada Rajab. Los guardias de Jericó descubrieron la presencia de los dos israelitas e iniciaron su búsqueda para capturarlos.

Rajab los ocultó en la terraza de su casa entre gavillas de lino. A los guardias les dijo que, en efecto, sí que habían estado en su casa, pero que al anochecer, se habían marchado.

Cuando los guardias se fueron para darles alcance, Rajab se reunió con los espías y les dijo que la ciudad estaba atemorizada porque sabían que el Dios de los israelitas les había prometido el país de Canaán. Luego les pidió que cuando conquistaran la ciudad respetaran su vida y la de su familia, en pago de la ayuda que les había prestado.

La posada estaba adosada a la muralla y tenía una ventana que la atravesaba. Avanzada la noche Rajab ayudó a los espías a descolgarse por el muro. Estos le dijeron que pusiera en la ventana un pañuelo rojo de señal para que se respetara la vida de los que moraban en aquella casa.

De regreso en el campamento se presentaron a Josué y le contaron todo en un informe claramente optimista: «La gente está aterrorizada y no opondrá resistencia al asalto».

buenanueva.net
 
Curso de Biblia portada