¿EVOLUCION vs CREACION?

OBJETIVO

  • Ver si la Teoría Creacionista y la Evolucionista son compatibles.

  • Si la Evolución es un hecho probable o una certeza científica.

  • Bajo qué premisas puede un católico aceptar la evolución.

  • Cómo interpretar la narración de la Creación en el Génesis.

PREGUNTAS

  1. ¿En qué consiste la Teoría de la Evolución?

  2. La evolución ¿es un hecho científico innegable?

  3. ¿En qué consiste la Teoría de la Creación?

  4. Si Dios es Creador ¿cómo queda la evolución?

  5. ¿Pueden ser compatibles ambas:  la Evolución y la Creación? ¿Cómo?

  6. Si el sol marca los días y según el Génesis fue creado en el cuarto día, ¿cómo ocurrieron los tres días previos?

  7. Adán y Eva ¿tendrían ombligo?

buenanueva

  1. ¿En qué consiste la Teoría de la Evolución?

Es una “teoría” científica que sostiene que las formas más complejas de vida provienen de formas menos complejas en un proceso de períodos de tiempo muy, muy largos. La materia orgánica proviene de la inorgánica. En cuanto a la vida humana sostiene que proviene de la vida animal, concretamente que el ser humano proviene del mono.

buenanueva
  1. La evolución ¿es un hecho científico innegable?

La Evolución es una teoría. Es decir, es sólo una posible explicación de los orígenes del universo, no un hecho científicamente comprobado, menos aún, innegable ... a pesar de los que digan los libros de texto.

Siendo sólo una teoría, debe aceptarse o rechazarse basándonos en evidencia científica.

De hecho, el “eslabón perdido” -esa combinación de animal y ser humano que establecería definitivamente el paso de una especie a otra- no se ha conseguido todavía.

Más aún, como la ciencia evolucionista no es una disciplina estable, suceden revisiones, correcciones y replanteamientos de manera constante. Hay descubrimientos recientes y posiciones de un creciente número de científicos que están dirigiéndose más bien hacia una postura crítica y dubitativa en cuanto a la Evolución.

Por ejemplo, hoy en día el Homus Erectus incluye a tres divisiones de fósiles que anteriormente se consideraban diferentes entre sí: el hombre de Pekin, el hombre de Java y el hombre de Neardental. Es decir, actualmente los científicos están dándose cuenta que fósiles que parecían distintos (pocos, por cierto) son esencialmente los mismos.

Otra contradicción: la teoría de que el ser humano fue en algún momento feroz hoy en día se refuta, ya que hay evidencia de que el ser humano fue desde el principio avanzado en el desarrollo de utensilios, llegó a realizar amputaciones y hasta enterraba a sus muertos con flores. Y esto no corresponde a la categoría de bestia que se la ha dado en algunas teorías evolucionistas.

En 1911, un anatomista francés, Marcellin Boulé, concluyó que su esqueleto Neardental era similar al gorila porque tenía la espalda inclinada y la cara levantada hacia adelante. Medio siglo después otros anatomistas revisaron el esqueleto de Boulé y concluyeron que el encorvamiento se debía a un caso severo de artritis.

Otro dato a considerar es que los científicos evolucionistas no pueden demostrar sus teorías, como un químico lo hace en un laboratorio, sino que sus teorías las desarrollan basados en interpretaciones razonables, en la que muchas veces incluyen la imaginación. Esto quiere decir que las evidencias provenientes de los fósiles deben ser interpretadas; no son evidencias irrefutables, sino evidencias probables.

La Teoría de Darwin, especialmente la de la selección natural, ha sido seriamente cuestionada por algunos científicos a partir de 1970. Pueda que dicha teoría sea cierta, pero las posiciones contrarias a ella están siendo bloqueadas en los medios académicos, debido a los sentimientos anti-religiosos frecuentes en esos ambientes.

Hay muchas lagunas en el record de fósiles: faltan muchas conexiones entre las diferentes especies. Muchos piensan hoy en día que el Darwinismo es una teoría no comprobada, debido a que el estudio de los fósiles no ofrece pruebas del paso de los peces a los reptiles, de las aves a los monos, ni tampoco eslabones entre una especie y otra. De tal forma que muchos científicos están considerando la evolución como una teoría más bien especulativa.

Para más información: Philip Johnson, Darwin on Trial (Juicio a Darwin); Michael Behe, Darwin’s Black Box (La Caja Negra de Darwin); George Sim Johnston, Did Darwin get it right? (¿La pegó Darwin?).

Un Seminario de Científicos realizado en 1999 en California, llegó a la conclusión que a medida que más se estudia el problema de la evolución, hay más creciente evidencia que apunta hacia la Teoría Creacionista.

buenanueva
  1. ¿En qué consiste la Teoría de la Creación?

En sentido estricto “crear” significa sacar algo de la nada, es decir, la cosa creada proviene de una realidad que no existe antes. Crear de la nada significa que Dios no parte de nada pre-existente, ni de nada que provenga de sí mismo (emanacionismo).

Dios es el único Ser que puede crear de la nada. Por tanto, la creación sólo puede venir de Dios.

Según la Teoría Creacionista pura, Dios creó directamente el universo y todo lo que éste contiene, incluyendo los seres humanos.

buenanueva
  1. Si Dios es Creador ¿cómo queda la evolución?

Dios es Creador. “Creo en Dios Padre Todopoderoso, Creador del Cielo y de la Tierra”, rezamos en el Credo, nuestra profesión solemne de Fe.

La Evolución, entonces, sigue quedando como una teoría. Pero, suponiendo que la Evolución llegara a comprobarse científicamente, o suponiendo que quisiéramos creer que es comprobable, los católicos debemos aceptar que Dios es Creador y que la evolución puede ser la manera de Dios realizar la creación.

Esto significa que Dios pudo haber creado la materia y haberle dado la capacidad de evolucionar hasta llegar a las formas más complicadas y desarrolladas que existen en la naturaleza.

"Cráneo encontrado contradice Evolución”

Pero al llegar al alma humana, ésta no pudo haber evolucionado de la materia. ¡Imposible! Pues lo que nos hace imagen de Dios, nuestra alma, viene directamente de Dios, no puede venir de la materia.

(Ver Catecismo Iglesia Católica # 279, #295, #296, #298, #300, #301, #317, #318, #319, #320, #337 y #338)

buenanueva
  1. ¿Pueden ser compatibles ambas: la Evolución y la Creación? ¿Cómo?

Sí pueden ser compatibles, bajo las siguientes premisas:

  • Dios Creador directo
    de la materia que habría comenzado a evolucionar.
  • Dios Creador
    de la capacidad de la materia para evolucionar.
  • Dios Creador directo
    del alma humana.

Evolución sin Dios:

no

Evolución con Dios:

si

Creación sin Evolución:

si

El Papa Juan Pablo II en una de sus Catequesis semanales tocó el tema de la Evolución, indicando que ésta es “sólo una probabilidad, no una certeza científica”. Recordó que “la doctrina de fe afirma que el alma espiritual humana es creada directamente por Dios. De acuerdo a la hipótesis mencionada (la evolución), es posible que el cuerpo humano, siguiendo la orden imprimida por el Creador sobre las energías de la vida, pudiera haber sido preparado gradualmente en formas de seres vivientes antecedentes. Pero el alma humana, de la cual depende definitivamente la humanidad del hombre, no puede provenir de la materia, debido a su naturaleza espiritual”. (JP II, 16-abril-1986)

Dios pudo haber escogido formar el universo a través de un proceso evolucionista. Pero, aunque lo haya hecho así y no lo haya hecho por creación directa, Dios siempre debe ser reconocido como su Creador.

Bajo esta clara premisa, la Iglesia estimula una investigación diligente, seria y honesta, de manera de que algún día los científicos puedan conocer con certeza el método que Dios utilizó para llevar al ser humano y al universo hasta su estado actual de desarrollo.

La respuesta final no causará conflicto entre la verdad científica y la verdad de fe, ya que Dios es el Autor de ambas.

buenanueva
  1. Si el sol marca los días y según el Génesis fue creado en el cuarto día, ¿cómo ocurrieron los tres días previos?

Efectivamente, según la narración de la creación en Génesis 1, el sol fue creado el cuarto día.

Una respuesta fácil sería decir que, de acuerdo a ese relato, el día primero Dios creó la luz : “y separó la luz de las tinieblas. Dios llamó a la luz “Día” y a las tinieblas “Noche”. Atardeció y amaneció: fue el día Primero” (Gn. 1, 4-5).

Pero lo más importante al comentar la creación según el Génesis es entender el lenguaje del Génesis. La enseñanza de la Iglesia Católica nos permite interpretar este relato en forma figurada y no de manera estrictamente histórica o científica. Es lícito y lógico pensar que la narración del la creación ha sido hecha en un lenguaje literario, poético, figurado.

Por ejemplo los días del Génesis no tienen que ser días de 24 horas, sino más bien, son una manera poética de mostrar que Dios creó el universo en etapas, de manera ordenada, colocando cada cosa en su lugar.

El relato significa en realidad que después de crear la luz, Dios creó los espacios para las cosas: el cielo, separándolo de las aguas que cubrían la tierra, y los océanos, separándolos de los espacios terrestres. Finalmente pobló estos espacios con cosas: primero, las plantas, después el sol, la luna y las estrellas en el cielo, luego las creaturas del mar y las aves. Y en el día final de la creación, Dios creó los animales terrestres y después el ser humano.

Lo que nos quiere decir el escritor del Génesis es que Dios fue desde las creaturas más elementales a las más complejas, hasta llegar al ser humano, la más elevada de las creaturas, hecha a imagen de Dios. Y, antes, había creado un espacio adecuado para cada tipo de creaturas.

Esto nos muestra en una narración poética -la cual no tiene intenciones científicas estrictas- que Dios creó el universo de la nada, que lo creó en orden y que lo hizo todo bien.

Así que la verdad histórica del Génesis es que Dios creó el universo y que creó el ser humano. Cómo los creó y cómo se interpreta este lenguaje poético es otro asunto.

El relato de la creación del Génesis no contiene verdades científicas y antropológicas, sino verdades religiosas. El escritor usó lenguaje figurado y descripciones propias del lenguaje popular para enseñar verdades fundamentales sobre la salvación.

buenanueva

  1. Adán y Eva ¿tendrían ombligo?

En realidad, si consideramos que Adán y Eva fueron creados directamente por Dios, no deberían tener ombligo. Pero si provinieron de monos, ¿tendrían ombligos?

Francamente, no sabemos si tuvieron ombligo. La Iglesia no habla de esto, porque no habla oficialmente de cómo sucedió la creación, sino solamente de por qué la creación tuvo lugar y cuáles son las implicaciones de nuestra creación.

Pensándolo bien, si Dios los creó directamente pudo haberlos creado con ombligo, tal como los creó adultos y no niños.

Pero esta pregunta chistosa nos lleva a lo verdaderamente importante que es el origen del ser humano.

Dios pudo habernos creado directamente o pudo hacer que proviniéramos de los simios.

Pero lo que sí es verdad de fe es que el ser humano ha sido hecho a imagen de Dios, lo cual significa -entre otras cosas- que es un ser con un alma espiritual, por la cual tiene la capacidad de conocer y de escoger con libertad. Es decir, que el ser humano es inteligente y libre: tiene entendimiento y voluntad.

Aunque el cuerpo humano haya provenido de un proceso evolutivo, Dios sigue siendo el Creador del ser humano, porque tuvo que haber creado el proceso evolutivo, dentro del cual surge la raza humana.

Adicionalmente, sea cual fuere el origen del cuerpo humano, el alma humana es una creación directa de Dios para cada ser humano en el momento mismo de su concepción. El alma humana no puede ser parte del proceso evolutivo.

   (Ver Catecismo Iglesia Católica #355, #356, #357, #358, #362 y #363).

Temario
Círculos
Teológicos

siguiente:
Tema # 4
¿Da lo mismo cualquier religión?

Cuestionario
inicio buenanueva.net top homilia.org